Los Wizards castigan las pérdidas de Philly

Los sufrieron un inesperado revés (119-113) en su visita a Washington en un partido en el que los capitalinos castigaron con su dilatado repertorio ofensivo los excesivos errores cometidos por el rival. Las 21 pérdidas de balón cometidas por los visitantes fueron aprovechadas por los de Scott Brooks para sumar 30 vitales puntos con los que mantener a raya a los de Pensilvania a partir del segundo cuarto.

Las cosas comenzaron bien para los de la Ciudad del Amor Fraternal. Tobias Harris –33 puntos y 7 rebotes– y Joel Embiid –26 puntos y 21 rebotes– castigaban repetidamente la retaguardia de la peor defensa de la NBA, con el soporte de Korkmaz desde el perímetro. Rápidamente la ventaja visitante se acercó a los diez puntos y en el Capital One Arena los aficionados se preparaban para asistir a una nueva derrota de su equipo.

Sin embargo, la entrada en pista de revolucionó el partido. El letón explotó con 19 puntos sin fallo en el segundo cuarto –cinco de cinco en triples– y Rui Hachimura se unió a la fiesta con 15 tantos más en dicho periodo, atacando con agresividad la pintura de los 76ers y sumando también desde el triple. En un abrir y cerrar de ojos, los de Brett Brown habían encajado 40 puntos –solo los Hawks les habían metido 40 tantos en un solo cuarto este curso– para irse al descanso diez abajo.

Los 76ers no fueron capaces de recomponerse tras ello. La fortaleza interior de la que habían presumido a lo largo del curso se fragmentó y los consiguieron igualar la batalla en la pintura y sumar desde el rebote ofensivo. Hachimura –27 puntos y 7 rebotes– y Bradley Beal –26 puntos y 10 rebotes– se echaron el equipo a las espaldas y no permitieron en ningún momento que su rival rebajase las diferencias por debajo de los cinco puntos. Las dos piedras angulares del equipo, Joel Embiid y Ben Simmons –17 puntos y 10 asistencias– compilaron hasta 15 pérdidas de balón que, unidas a las segundas oportunidades desde el rebote, eliminaron cualquier tipo de regularidad en los de Brett Brown y regalaron el encuentro a los .

Coto prohibido desde 2013

Podemos comenzar a hablar de pequeña maldición. Esta derrota supone la décima consecutiva de los 76ers en Washington, donde no ganan desde el 1 de noviembre de 2013. “No creo que hayamos respondido bien”, reconoció visiblemente frustrado Brett Brown después del partido. “Nos costó unos 36 o 38 minutos en alcanzar la energía con la que hemos estado jugando. No se alcanzan estándares y buenas clasificaciones defensivas jugando como lo hicimos en los primeros tres cuartos.”

Además, los 76ers están siendo incapaces de lograr cierta regularidad lejos del Wells Fargo Center. El inmaculado balance de diez victorias y ninguna derrota en su feudo contrasta directamente con un registro negativo de cinco triunfos y siete derrotas como visitantes. Con este resultado, los de Filadelfia caen hasta la quinta posición de la Conferencia Este.

(Fotografía de portada de Patrick Smith/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.