Louis Williams estuvo cerca de retirarse en 2017; Doc Rivers lo impidió

cuenta en estos momentos 33 años; pertenece a una generación dos ediciones posterior a la de LeBron James o Carmelo Anthony. En las últimas dos temporadas ha promediado 22,6 y 20,0 puntos y en esta acumula un promedio de 19,9. Not bad. Todavía tiene muchísimo que agregar a la NBA y a los intempestivos horarios del Oeste como bien atestiguan sus números y dos últimas coronaciones como Mejor sexto hombre (2018 y 2019). ¿Por qué iba entonces un jugador así a pensar en la retirada cuando está desarrollando su mejor momento profesional? No resulta un episodio demasiado conocido pero Williams confesó recientemente que estuvo cerca de abrazar la jubilación en el año 2017.

Tras la celebración de la temporada 2016-17, en la que Williams promedió 17,5 puntos, el ahora escolta de los se convirtió en nómada inexplicable, un apátrida de la NBA. En solo unos meses pasó por las filas de Lakers, Rockets y, finalmente, llegó a los ; y todos esos movimientos llegaron vía traspaso, con la consiguiente desestimación de las dos franquicias por las que había pasado (Houston y Lakers) hasta llegar a las manos de Doc Rivers. Había sido traspasado dos veces en unos pocos meses, trago duro que le costó superar.

“Estaba acabado, acabado, tío. Pasé por tres equipos en seis meses. Empiezas a mirar a tu alrededor y tienes que ser realista cuando te pasa eso. Y piensas ‘¿ya está?’ Hemos visto esas cosas con jugadores estando en muchos equipos en poco tiempo. Y acabas llegando a un punto de esperar llamadas que nunca llegan. Yo me veía en ese espacio ya. Y entonces tuve una conversación con Doc Rivers”, podía confesar Louis Williams en una entrevista con el periodista Shams Charania, para el portal Stadium.

Aquella llegada a los Clippers y adopción por parte de Rivers cambió la carrera de un Williams que veía el final del camino muy cercano pero que entendió que todavía le quedaba mucho depósito por ofrecer. Tanto como para ser mejor suplente dos años seguidos a partir de entonces.

“Doc me dijo ‘no sé en qué estaban pensando esas franquicias pero nosotros te necesitamos y vas a tener confianza mientras estés aquí. Eso significó mucho para mí. Me dio la confianza y reafirmación que necesitaba para afrontar la temporada. Cambié mi mentalidad”, podía finalizar Louis Williams.

Vaya si recicló sus neuronas el escolta que en estos momentos es pieza crucial en uno de los grandes favoritos al campeonato. Louis Williams es además capitán general en los Clippers a cambio de una cantidad bastante asequible pues su salario para esta temporada y la que viene es de 8 millones de dólares. Atípica retribución para alguien que ronda los 20 puntos por partido. Su permanencia en el equipo de Doc Rivers responde sin duda a la comodidad que ha encontrado en Los Angeles, en el equipo que le rescató y al lado de un entrenador que le hizo volver a creer en sí mismo. Gracias a aquello sus mejores días como profesional llegaron en las últimas dos campañas, en el momento que él menos esperaba.

(Fotografía de portada: Andy Lyons/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

¿No habrá máximo para Andre Drummond en Detroit?