Lowry y DeRozan mantienen vivo el sueño de Toronto

El paso por Canadá ha cambiado de forma radical el panorama de las Finales del Este. Tras dos palizas recibidas en Cleveland, los han conseguido igualar la eliminatoria con un baloncesto sólido e intenso a ambos lados de la cancha, y reencontrándose con sus dos All-Stars, y , a pleno rendimiento. Los , que cruzaron la frontera esperando regresar a casa con la clasificación sellada a las Finales NBA, vuelven a la casilla de salida tras caer en el cuarto partido de la serie por 105-99.

El reino de Lowry

Como está siendo habitual en esta eliminatoria, Toronto salió más metido en el partido que los Cavs, arrancando con un 7-2 de salida. Pero, al contrario que en los partidos en Cleveland, los Raptors mantuvieron la concentración hasta el final. Con la pintura bien cerrada por , los Cavaliers buscaron el arma que tantas noches de alegría les dio ante Detroit y, muy especialmente, Atlanta. Pero al menos en la primera mitad el triple les abandonó. El 3/22 desde fuera del arco con el que se fueron al descanso no fue desaprovechado por Toronto, que lanzado por un segundo cuarto inmenso de Kyle Lowry (15 puntos en este parcial) se iban al descanso 16 puntos arriba.

https://vine.co/v/i9BnL1a16lz

Cleveland volvía a echar de menos a , fallón, melancólico y superado por la intensidad de cualquier rival que le defendiera. y mantenían el tipo, pero tampoco eran los de las grandes noches. Sin el apoyo hasta entonces del resto de los tiradores, los Cavs empezaban a temer por su fortuna demasiado pronto. Pero tres triples seguidos para abrir el tercer cuarto dieron nuevo aire a Cleveland. Kyle Lowry y DeMar DeRozan salvaban momentáneamente la remontada de los Cavs, pero estaba claro que los vigentes campeones del Este habían recuperado la inspiración y la intensidad perdida.

Reacción sin premio

Y el último cuarto empezó de forma inmejorable para el equipo entrenado por Tyronn Lue. Con un impecable desde fuera del arco, los Cavs enlazaron 11 tiros de campo seguidos sin fallo, llegándose a poner por delante en el marcador por primera vez en el partido. Pero esta vez los Raptors no fueronel frágil equipo de otras ocasiones, brillantes en la abundancia pero descentrados en la adversidad. No le tembló el pulso a la siempre irregular combinación entre Lowry y DeRozan, devolviendo cada uno de los golpes que los Cavs propinaban en ataque. Y, finalmente, el primer equipo que parpadeó en este intercambio fue Cleveland.

Tras su 11/11, los Cavs se quedaron sin anotar en las 6 posesiones siguientes. Un atasco que acabaría siendo letal ante la mayor sangre fría de los Raptors, perfectamente levantados por una afición que se encuentra de repente soñando con las Finales de la NBA. Y cuando Lowry o DeRozan fallaban, aparecían los rebotes del inesperado gran héroe de estos dos partidos en Toronto: Bismack Biyombo. El pívot congoleño evitaba cualquier tipo de oportunidad extra para unos Cavaliers que no fueron capaces de anotar en los dos minutos finales. Sus caras largas eran visibles. No hubo sentencia en Canadá y la serie regresará a suelo estadounidense sin prácticamente margen de error para LeBron James y compañía.

Los 67 puntos combinados de Kyle Lowry (35) y DeMar DeRozan (32), y la incansable tarea de Bismack Biyombo en ambas zonas (5 puntos, 14 rebotes y 3 tapones) fueron los principales activos de Toronto para una victoria que les pone a dos victorias de unas Finales NBA que nunca habían ni siquiera rozado. Por los Cavs, los 29 puntos de LeBron James y los 26 de Kyrie Irving tuvieron buen apoyo con los 12 puntos (todos vía triple) de Channing Frye. Pero el desacierto exterior del resto de sus jugadores (5/22 combinado en triples) fue demasiado lastre.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Los Thunder, ahora favoritos al anillo

El orgullo de Canadá y otros datos de la jornada

Siguiente