Markelle Fultz, el más joven de la historia en hacer un triple-doble

ha terminado la temporada regular de una manera muy especial. Se ha convertido en el jugador más joven de la historia en conseguir un triple-doble en un encuentro de la NBA.

Fultz firmó 13 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias saliendo desde el banquillo en la victoria sobre Milwaukee Bucks que terminó con resultado final de 130-95. Era el decimosexto triunfo consecutivo de los suyos y aseguraba a los Sixers ese tercer puesto en la clasificación final de la Conferencia Este.


Con 19 años y 317 días, el novato de Philadelphia se convierte en el más joven de siempre en conseguirlo, superando al que había logrado el récord esta misma temporada, Lonzo Ball, que lo hizo con 20 años y 15 días. Hasta esta campaña, la mejor marca llevaba el nombre de LeBron James con 20 años y 20 días.

A tiempo para los playoffs

Markelle Fultz termina de esta manera su primer curso regular en la NBA, empañado por esos problemas físicos que le han dejado fuera de combate durante 68 partidos. Desde que regresó de su lesión de hombro tiene unos promedios de 7 puntos, 2.8 rebotes y 4 asistencias y poco a poco se sigue adaptando a la máxima competición.

En su primera aparición en playoffs desde 2012, la franquicia de Philadelphia se verá las caras en primera ronda contra Miami Heat, el sexto clasificado. Los malos resultados en los últimos años y la mala suerte con las lesiones de sus principales jugadores jóvenes ––Embiid, Simmons y Fultz, todos ellos se han perdido casi al completo su primer año––por fin están dejando paso a una buena etapa de los Sixers en la NBA.

Los de Brett Brown llegan a la postemporada inmersos en una fantástica dinámica transmitiendo unas sensaciones muy buenas. Veremos hasta qué punto llega El Proceso en estos playoffs.