Markelle Fultz: “Redick ha sido como un hermano mayor”


Markelle Fultz por J.J. Redick, ese ha sido el único cambio en el quinteto inicial de Philadelphia 76ers respecto a la pasada campaña. Y no se puede decir que esa una completa sorpresa. Aunque todos sabemos que el escolta es un jugador excepcional y de una regularidad exquisita, tener a un número 1 del Draft saliendo desde el banco, justo cuando lo que más necesita es coger confianza, no parecía lo más acertado. Pero claro, para que funcionase era imperioso que Redick estuviese de acuerdo por dos motivos. Uno, porque es una pieza esencial para el equipo. Y dos, porque si Fultz precisa de cierto acomodo para crecer, tener en su contra a un jugador con tanto peso como Redick podía ser su freno definitivo. Por suerte para los Sixers, ambas premisas se cumplen.

En una reciente conversación con CBSSports, Redick admite que quiso saber cómo sería a partir de ahora el reparto de minutos, ya que aunque aceptaba su nuevo rol, tampoco quería que cualquier situación se tornase en un problema por inesperada. “Di el ok. Volvimos a hablar otras dos veces sobre el tema y la conclusión era hacer lo que el equipo necesitase. Tenía curiosidad por cómo funcionaría la rotación, pero el analista Sergi Oliva me mostró mis minutos y me pareció bien. Fui a por Markelle y le dije: ‘Ve a por todas. Soy tu mayor fan'”.

Tal cual lo ha sentido Fultz. Aunque por el momento su presencia en cancha suscita algunas dudas –hay una diferencia de 23 puntos en su contra por cada cien posesiones cuando Embiid y Simmons juegan con o sin él–, lo cierto es que quien debía darle un sitio, Redick, lo ha hecho de tal manera que no puede sino sentirse agradecido. “Él ha estado aquí desde el principio. Me motiva a trabajar duro y yo me limito a hacerlo física y mentalmente con confianza. Ha sido uno de los grandes apoyos que he tenido en todo lo que he estado haciendo. Hablando con el cuerpo técnico, hablando con los medios, todo. Ha sido como un hermano mayor para mí”.

Brown pide paciencia

El plan de Philadelphia está claro: se trata de arroparlo para que pueda romper en el gran jugador que esperan. Con esa meta, su entrenador, Brett Brown, pide paciencia para que se puede ver al mejor Fultz. “Es parte de jugar 82 partidos. Es parte de tener 20 años en la NBA. Estamos intentando asegurarnos de que sepa que tiene un montón de personas a su alrededor apoyándolo e intentando ayudarlo. Todo empieza con él mismo ayudándose. Todo esto forma parte de su evolución en una liga que es muy difícil”, sentencia.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.