Un matazo de Russell Westbrook silencia a los Rockets


Las canastas en finales ajustados no necesariamente se caracterizan por su espectacularidad. Por norma general, los equipos que buscan decidir un partido premian más la eficacia que la estética a la hora de diseñar la jugada perfecta. Pero Russell Westbrook es alguien diferente. Ante Houston, en un partido fundamental para la moral de sus Thunder tras cuatro derrotas seguidas, fue uno de los mates más espectaculares de la temporada el que decidió el duelo con marcador final de 105-103.

Partido de contrastes

La victoria no fue nada fácil para Oklahoma City, que pese a un buen arranque de Russell Westbrook (30 puntos, 9 asistencias y 7 rebotes) y Victor Oladipo (29 puntos, 10 de ellos en el primer cuarto, 10 rebotes y 5 asistencias) fueron a remolque de los Rockets durante gran parte del partido. La segunda unidad de Houston compensó una noche relativamente floja de James Harden (13 puntos, con un 4/16 en tiros de campo, y 13 asistencias). Los cuatro reservas que Mike D’Antoni sacó a cancha se combinó para un más que eficiente 17/24 en tiros libres.

Pero, pese a esta buena impresión dejada por el heterodoxo grupo formado por Nené, Sam Dekker, Corey Brewer y Tyler Ennis, el entrenador de los Rockets confió en los titulares para cerrar el partido. La decisión no fue la correcta. Houston solo pudo anotar 7 puntos en los últimos 7 minutos de partido, permitiendo que Oklahoma City llegara con opciones de ganar. Russell Westbrook, pese a algunas imprecisiones en el control de balón, puso a su equipo por delante.

Remate devastador

Y, a 5 segundos del final, con 103-100 para OKC, el base remató el partido de la forma más espectacular. Álex Abrines, quien había fallado poco antes una bandeja que hubiera servido de sentencia, encontró a Russell Westbrook libre de marca y con autopista hacia la canasta. Pese a la oposición del imponente Clint Capela bajo el aro, Westbrook no dudó, saltó y clavó un mate ante la presencia del suizo que ponía la rúbrica al duelo pese a un testimonial triple final de Eric Gordon.

Los Thunder rompen de esta forma la peor racha de la temporada y evitan perder su balance positivo, quedándose con 7-5 y aún peleando en la parte noble del Oeste. Por su parte, los Rockets siguen sin rentabilizar el buen comienzo de temporada de James Harden (pese a firmar su peor anotación con diferencia ante Oklahoma City), con un nada tranquilizador 6-5 que les deja al filo de quedarse fuera de la zona de Playoffs.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.