Memphis despeja cualquier duda con una paliza sobre Atlanta

La franquicia de Tennesse se mantiene con tres partidos y medio de ventaja sobre el noveno clasificado de la Conferencia Oeste

Un calendario complicado, lesiones de jugadores de la importancia de Jaren Jackson Jr. o Brandon Clarke, especialistas dando como favoritos para el octavo puesto del Oeste a otros equipos… Todo en orden, pero Memphis sigue ganando; en el caso de anoche, de paliza.

Los , superado un bache de cinco derrotas consecutivas, dio un gran paso en sus aspiraciones de playoffs venciendo a los Lakers de LeBron James, hazaña que han refrendado ahora destrozando a los en Atlanta por un más que rotundo 88-127. Sí, son 39 puntos de diferencia…

Con hasta nueve jugadores en dobles dígitos de anotación (17 para , 15 de , 15 de Josh Jackson, 13 de …) los Grizzlies dieron una clase de juego en equipo para romper un récord de la franquicia, ya que la de anoche fue la primera vez que nueve de sus chicos firman al menos 10 puntos en un mismo partido. Según EliasSports, hasta el momento se había dado en cuatro ocasiones que ocho jugadores coincidieran en dobles figuras.

Memphis anotó mucho, pero para su entrenador, Taylor Jenkins, la clave del partido estuvo en cómo mejoraron en el lado defensivo a lo largo de la noche. No le falta razón. En la segunda parte, la del despegue en el marcador por parte de los de Tennessee, estos redujeron la anotación de Atlanta a solo 39 puntos para un total de 88. No es un dato cualquiera, desde anoche los Grizzlies son el único equipo junto a Milwaukee que he dejado al rival en 88 o menos puntos en partidos consecutivos.

Banquillo en ebullición

El partido ante los Hawks dio para mucho en el bando de Memphis. La actuación de todo el equipo estuvo a tan alto nivel que los récords fueron cayendo poco a poco. Mirando ahora al banquillo, tenemos que este se fue hasta los 72 puntos, igualando así las mejores marcas de la historia logradas en 2006 y 2007 –claro que en aquellas ocasiones los Grizzlies disputaron prórroga–, lo que otorga aún más mérito a lo conseguido en el State Farm Arena de Atlanta.

Pierce, visiblemente enfadado

Al acabar el encuentro no hubo ni media sonrisa entre los miembros de la franquicia de Georgia. El enfado era palpable y más lo fue aún cuando Lloyd Pierce apareció en la sala de prensa. Se sentó y empezó su comparecencia con un elocuente “no tengo nada que decir”. Tras esa afirmación se le cuestionó por si se pudo aprender algo de la derrota. Dijo: “No sé qué enseñar. No se puede enseñar el esfuerzo”. Y se marchó.

Lo cierto es que nadie estuvo bien en los Hawks. se quedó en 19 puntos con un 5 de 17 en tiros de campo mientras que Kevin Huerter aportó 13 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias. Partido para olvidar de los de Georgia.

(Fotografía de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

R.J. Barrett y los Knicks frenan la racha de los Rockets

Portland: 41 puntos de McCollum para seguir con opciones de playoffs

Siguiente