Miami consigue la mayor puntuación de su historia: 149-141 sobre Denver


Triunfo maratoniano de Miami sobre los Nuggets, a los que venció por 149-141 tras dos prórrogas y horas y horas de partido. Y un suceso poco normal en el siglo XXI: el sistema de estadísticas se cayó tras el primer tiempo extra (128-128) y hubo que tomar los datos de puntaciones y demás aspectos de otra forma. Así, hasta dos  horas después de la contienda no se pudo clarificar concretamente todo el volumen de números obtenidos por los jugadores. Algo que complicó todo más y que añadió un punto especial a un partido histórico.

Y fue histórico porque Miami, con esos 149 puntos, registra varios récords. Para empezar, es la máxima anotación de siempre de la franquicia en toda su andadura en la NBA. Además, esa exhibición ofensiva es la más alta del curso para cualquier plantel de la liga, al sobrepasar los 148 de los Rockets y Thunder a principios de la campaña.


Hubo más récords, en una velada única donde salvo el 5-16 del inicio para Denver, jamás volvió a haber una ventaja notable. Por ejemplo James Johnson, quien con 31 puntos dejó el mejor trabajo ofensivo de su carrera, además de poner 10 de los 18 puntos de los suyos en la última prórroga. Kelly Olynyk, 30, hizo la segunda mejor anotación de siempre para un suplente en Miami y fue decisivo como en una jornada en la que volvió a ser baja Dwayne Wade, además de la ya permanente ausencia de Hassan Whiteside. Para cerrar las marcas logradas, los 20 triples de los Heat son el segundo mejor registro obtenido por los de Florida en todo su relato en la NBA. En ese sentido, los 56 tiros de campo  globales conectados empatan el récord de los Heat desde que son parte de la competición, esto es, desde las 1988-89. “Fue lo más parecido a un partido de playoffs“, apuntó Kelly Olynyk.

Denver se aleja de la post temporada

Tanto esfuerzo para nada, pueden pensar los jugadores de los Nuggets, que lo dieron todo pero que acabaron derrotados y sumaron su segundo tropiezo seguido, tras el desastre del fin de semana contra Memphis. Esto supone que los de Colorado se queden ya a dos victorias de la octava plaza, mientras que Miami se asienta definitivamente en los puestos de honor del Este.

“No merecía haber un perdedor”, dijo al término del encuentro el preparador de los Heat, Erik Spoelstra. “Creo que los chicos disfrutaron jugando un partido así”.

“No hubo estadísticas. Supongo que la máquina explotó”, dijo por su parte Michael Malone, el entrenador de Denver, escuadra para la que Nikola Jokic produjo 34 unidades. “Pero la única estadística que me importa esta noche es que estoy orgulloso de la forma en que competimos”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.