Miami Heat pasa por encima de los New York Knicks

39 puntos en el primer cuarto y 70 al descanso; la defensa local ahogó a los neoyorquinos

Miami fue un rodillo imparable para unos New York que veían con la moral alta después de registrar 143 puntos en el triunfo ante los Atlanta Hawks. Sin embargo, la franquicia de Florida dejó muy claro desde el salto inicial que no son los Hawks, y que la palabra equipo tiene especial un significado con ellos.

Los hombres que dirige Erik Spoelstra sumaron su décimo segundo triunfo como locales (12-1) al imponerse cómodamente por 114-129, anotando 39 puntos en el primer periodo y 70 al descanso, renta más que suficiente como para no pasar apuros el resto de la noche.

Ningún jugador de Miami Heat destacó por encima del otro, pero hasta siete integrantes de su plantilla alcanzaron los dobles dígitos de anotación. El interior lideró la machada con 20 puntos y 8 rebotes, seguido por el reserva y , ambos con 18.

El base esloveno había causado baja los nueve encuentros anteriores, y a pesar de su longeva ausencia, no desentonó en su vuelta al parquet con 8 asistencias y un 4/9 desde la larga distancia. “Es necesario volver a intentar encajar en nuestro sistema. Y me ha parecido que no me he perdido ningún partido”, admitió a ESPN.

El Heat estuvo tan cómodo que ni siquiera necesitó a un al cien por cien. La estrella, que descansó durante todo el último cuarto, registró 9 puntos, 8 asistencias, 5 rebotes y 2 robos de balón con apenas tres tiros de campo intentados. Cabe destacar que en el presente curso está en máximos de su carrera en asistencias (6,8) y en rebotes (6,4).

“Jimmy realmente facilita una mentalidad para que sus compañeros crezcan porque es un jugador muy generoso”, destacó Erik Spoelstra.

Los Knicks, que habían mostrado una clara mejoría con Mike Miller al frente del banquillo, se toparon con el muro defensivo de Miami y nunca tuvieron opciones. El reserva fue el máximo anotador con 30 puntos, seguido por y con 18 y 15 tantos respectivamente. “Obtuvieron todo lo que querían. Recibieron alley oops cerca del aro, lanzamientos de tres… Este no fue nuestro mejor partido defensivo y nos expusieron. Pero la mejor parte de la NBA es que tenemos un partido mañana y podemos intentar corregirlo”, explicó Portis.

Decepción con el cese de Fizdale

Este fue el primer enfrentamiento entre Miami y New York desde que se oficializara el cese de David Fizdale como técnico jefe. Spoelstra, antiguo compañero y jefe, no pudo ocultar su malestar por la maniobra que realizaron los Knicks: “Le contrataron para hacer un trabajo. Se necesita tiempo para construir una cultura, construir algo… Lo cual hemos hecho aquí muy bien. Se necesita una gran estabilidad para poder trabajar. Todo esto apesta”.

(Fotografía de portada: Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Portland vence a Orlando y se mete en puestos de playoffs