Miami recupera sensaciones a costa de los Pelicans de un gran Zion


Los Miami Heat han estrenado su casillero de victorias de la temporada tras imponerse (111-98) a los Pelicans en un encuentro en el que fueron de menos a más y en el que impusieron su defensa y mayor experiencia. Un partido que ha servido para recuperar sensaciones tras la derrota ante Orlando, aunque ha tenido como nota negativa la recaída de Jimmy Butler de sus molestias de tobillo.

Aún así, les costó a los de Florida el encontrar su ritmo. Zion Williamson (32 puntos y 14 rebotes) y Steven Adams comenzaron el duelo imponiendo su físico en la pintura, mientras Lonzo Ball aprovechaba para acelerar el ritmo y hacer daño en transición. Stan Van Gundy incidió en la defensa de Bam Adebayo, anulando su capacidad de crear juego. Así, los Heat apelaron en los compases iniciales a su acierto en el triple aprovechando la inspiración de Duncan Robinson: 23 puntos y siete triples, seis de ellos en la primera mitad para establecer un nuevo récord en los Christmas Days.

Solventado el susto inicial, la segunda unidad fue la encargada de cambiar las tornas y devolver las cosas a su lugar. La organización y el criterio de un soberbio Goran Dragic (18 puntos, 9 asistencias, 4 robos y un +21 en pista) tomaron el control del duelo, mientras Avery Bradley (+23) y Andre Iguodala echaban el cerrojo atrás y tomaban el testigo de Robinson desde el perímetro.

Rápidamente, los Heat abrieron una brecha que alcanzó los 20 puntos en pleno segundo cuarto. Bam Adebayo (17 puntos) poco a poco iba entrando en escena y Tyler Herro obligaba a un trabajo defensivo extra del rival a pesar de no disfrutar de su velada con mayor acierto. Así, los réditos que lograban los Pelicans salían directamente de las acometidas de Zion y el acierto multi-dimensional de Brandon Ingram (28 puntos).

Al parcial de 15-3 favorable a los de Stan Van Gundy le siguió la lesión de Jimmy Butler, quien se vio obligado a abandonar el choque al inicio del tercer cuarto. Poco a poco, los Pelicans se lo creyeron y fueron deshojando la margarita hasta que un triple de J.J. Redick rebajó las diferencias hasta los seis puntos con siete minutos por jugar.

Sin embargo, los Heat habían decidido que no echarían por la borda el trabajo realizado y aplicaron una marcha más. Dragic tomó nuevamente las riendas del juego, mientras Iggy y Bradley intensificaron la defensa a niveles asfixiantes. Una experiencia de la que no disfrutan los Pelicans y que terminaron pagando. No obstante, Erik Spoelstra apostó también por Tyler Herro y un prometedor y batallador Precious Achiuwa para completar al trío de veteranos, demostrando que la juventud guarda un valor especial en el proyecto.

En un abrir y cerrar de ojos, varias buenas defensas de Miami y dos triples de Herro y Bradley elevaron las diferencias por encima de los diez puntos otra vez y devolvieron la calma a los de Florida, quienes sólo tuvieron que gestionar las últimas posesiones para certificar el triunfo. Una versión, esta, mucho más próxima a la mostrada en los pasados playoffs que la del encuentro inaugural contra los Magic.

(Fotografía de portada de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.