Miami sigue inmerso en su particular bache defensivo

En los últimos diez partidos los de Florida han encajado al menos 120 puntos en cuatro de ellos

Miami está viviendo su peor momento de la temporada. Los de Florida, quienes acumularon elogios durante la primera mitad del curso, se encuentran ahora sumidos en un crisis de resultados que se mide por siete derrotas en sus últimos diez encuentros –incluida una realmente dolorosa ante Cleveland Cavaliers en la que llegaron a ganar por 22 puntos–.

Esa es la actualidad de los chicos de Erik Spoelstra. Justo cuando las llegadas de Andre Iguodala y Jae Crowder anunciaban para muchos un despegue definitivo, los Heat se han visto embarrados por las dudas; esas que llegan a través de la impotencia al ver que los partidos se escapan. Pero, ¿qué ha cambiado para que esto ocurra? Pues entre los factores se encuentra el hecho de que el equipo esté pasando por serios problemas defensivos.

Centrados en un juego coral que el propio Jimmy Butler se ha encargado de predicar cada vez que ha tenido ocasión, los Heat abrieron la campaña 2019-20 a un más que aceptable nivel defensivo que les permitió ganar muchos encuentros al unirse a su fluido ataque. Ahora, a la espera de encajar a sus nuevos jugadores, el paso atrás es notable.

Si en los primeros 48 partidos de la temporada estaban encajando 108 puntos por cada 100 posesiones, en los últimos diez, con un balance de 3-7, han caído hasta la 19ª posición en esta clasificación con 112,8 puntos por cada 100 posesiones. Ese es el dato global, pero a nivel de partidos concretos los datos son igual de elocuentes.

Continuando con esas dos muestras temporales, en los primeros 48 encuentros encajaron 120 o más puntos en solo cinco ocasiones (tres prórrogas) y dejaron 10 veces a su rival en menos de 100 puntos. En los últimos 10 partidos hasta en cuatro ocasiones han visto cómo les metían 120 o más puntos y en ningún caso han conseguido que su rival bajase de los 100.

Malas sensaciones

Los números no sonríen a Miami y eso está haciendo mella en el vestuario. , uno de los pesos pesados del equipo, cree que llegados a este punto es muy importante conseguir un triunfo que les haga revertir la situación. “Simplemente no sabemos qué está pasando. Estamos viviendo un momento en el que necesitamos ganar. Los playoffs están a la vuelta de la esquina. Es frustrante. Siento que no somos el mismo equipo que en la primera mitad de la temporada”, comenta el esloveno tras la dura derrota en casa ante Minnesota Timberwolves por 126-129.

(Fotografía de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Tatum sigue de dulce y acaba con los Jazz

Los Clippers, interesados en renovar a Montrezl Harrell y Marcus Morris

Siguiente