Michael Jordan entrenó con Golden State antes de regresar a los Bulls

El 18 de marzo de 1995, Michael Jordan anunciaba su regreso a la NBA con un escueto telegrama. “I’m back” eran las únicas palabras de un sencillo mensaje que terminaría por convertirse en uno de los más emblemáticos de la historia del deporte profesional.

El rumor había dado comienzo días atrás después de que el escolta participara junto a la plantilla de los Bulls en una serie de entrenamientos celebrados en el Berto Center. Pero no fue el único equipo con el que compartió cancha durante las fechas previas a su retorno. Rod Higgins, Tim Hardaway y Chris Mullin, componentes de la plantilla de los Warriors durante el primer lustro de los años 90, han declarado en el podcast ‘Uncovered’ de NBC Sports que antes de unirse a los entrenamientos de los Bulls y el posterior regreso, el escolta entrenó con la plantilla de la Bahía durante dos días.

“Creo que fue en 1994. Michael vino a California, como hacía a menudo”, empezó Higgins. “Entonces, una mañana, me llama y me pregunta: ‘¿Crees que pueda entrenar con vosotros?’. Yo era entonces entrenador asistente de Don Nelson, así que le respondí: ‘No creo pero déjame llamar a Nelly y te digo’. Llamé a Nelly. ‘Michael quiere saber si puede entrenador con nosotros’. Su respuesta fue: ‘¡Diablos, claro!'”

Eric Housen, por aquel entonces encargado del material del equipo, vistió a Jordan con la ropa de entrenamiento de los Warriors y este salió a la cancha listo para entrenar junto a sus improvisados compañeros. Nada más entrar en escena, el ambiente del recinto se caldeó. “Entró y se hizo cargo del entrenamiento. Eligió a los cinco tipos que menos jugaban habitualmente y jugamos un partido amistoso. Jugaba igual que siempre. Fue como si nunca lo hubiera dejado.”

Fiel a su mentalidad ganadora y competitiva, Jordan insistió en que quería jugar contra Hardaway y una estrella incipiente en aquel momento como Latrell Sprewell. Según Higgins, el obetivo principal del escolta fue “patearlos a ambos”. Hubo de todo, incluidas grandes dosis de trash-talking. “Lo recuerdo entrando en la cancha tras tanto tiempo sin jugar y después de, probablemente, haber jugado 36 hoyos el día anterior. Dominó la cancha. Siempre supe que volvería”, admitiría Chris Mullin, otro de los protagonistas in situ de aquel episodio.

Tras estos entrenamientos ‘clandestinos’ con los Warriors, Jordan regresó a su ritmo habitual en Chicago, donde conquistó otros tres campeonatos. “Pero fue un Warriors durante 48 horas”, afirmaría en clave de humor el propio Higgins. No obstante, una plantilla con Jordan, Sprewell, Mullin y Hardaway hubiera sido muy, muy divertida de ver.

(Fotografía de portada de Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.