Michael Redd cree que hubiese ganado el anillo junto a LeBron James


Echar la mirada atrás. Eso es lo que ha hecho Michael Redd, quien ahora recuerda el momento en el que pudo unirse a los Cavaliers de LeBron James como ese que pudo marcar la diferencia entre conseguir o no un anillo. Fue justo en verano de 2005 cuando el escolta All-Star debía decidir entre continuar en Milwaukee Bucks (le ofrecían más dinero) o cambiar de aires para sumarse a los Cavs. Optó por lo primero. Ahora, 15 años después, entiende que de haber tomado el otro camino probablemente ahora tendría un campeonato de la NBA.

“LeBron y yo hemos tenido esta discusión a lo largo de los años. Probablemente hubiéramos ganado un título. LeBron ya era un gran jugador entonces, pero no quien es hoy. Adquirió sabiduría y experiencia con Dwyane Wade en 2011, 2012 y 2013. Se convirtió en un jugador diferente al que era entre 2005 y 2007. Pero sigo pensando que con el equipo que tenía hubiéramos ganado un titulo. Habría tenido menos presión conmigo en el equipo. Podía anotar y cerrar partidos marcar. Me gustaba el último cuarto. Lo echo de menos ahora que ya no juego. Me encantaban esos momentos calientes. Me gustaba ser el chico que ganaba un partido o lo perdía. Eso seguramente hubiese ayudado a LeBron”, explica en declaraciones recogidas por Heavy.

En esa etapa El Rey contaba con una plantilla a su alrededor que no inspiraba demasiada confianza. Aun así, en 2007 logró alcanzar las Finales para enfrentarse a San Antonio Spurs, equipo que le derrotó por 4-0. Redd cree que su presencia podría haber cambiado el resultado final.

“Siempre fui un problema para San Antonio. Habría estado bien esa combinación entre LeBron, siendo la máquina que era, y yo, con mis habilidades para anotar. Hubiera sido difícil de superar, aunque, por supuesto, San Antonio era una equipo con experiencia como campeón y que tenía un entrenador como Gregg Popovich”, explica.

Asegurar que hubiesen ganado es aventurarse demasiado, pero sí es verdad en que aquellos momento Redd vivía sus mejores momentos como jugador de baloncesto. Entre 2004 y 2008 nunca bajó de los 22 puntos de promedio, un gran rendimiento que le llevó hasta los Juegos Olímpicos de 2008, donde ganaría el oro junto a LeBron en la mítica final ante España.

(Fotografía de Jamie Sabau/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.