Mikal Bridges agradece la exigencia de Monty Williams


Por primera vez en más de una década, los Phoenix Suns han arrancado la temporada con visibles expectativas de jugar los playoffs. Algo que no logran desde el 2010, año en el que Arizona disfrutaban de los últimos coletazos del ‘Seven Seconds or Less’ de Mike D’Antoni, Steve Nash y Amar’e Stoudemire.

Ahora, los Suns se han asentado en lo más alto de la Conferencia Oeste con un estilo mucho más pausado y un roster que equilibra la juventud y la veteranía. En el primer grupo se encuentra Mikal Bridges, quien, en su tercer año en la NBA, está firmando un salto cualitativo muy destacado.

“Estoy feliz por la gente de esta ciudad. Se lo merecen”, afirmó el alero según recoge el medio Arizona Sports. “Especialmente por lo que tenían con Nash y Stoudemire. Así que apreciamos todo el cariño que nos brindan y solo queremos ganar partidos y hacerles sentir de nuevo ese tipo de cosas.”

A sus 24 años, Bridges se ha asentado definitivamente en el quinteto inicial tras dos años de lucha y alternancia entre la titularidad y la segunda unidad. Un camino que no fue nada fácil y en el que la exigencia del head coach Monty Williams jugó un papel vital en su evolución.

“Me ha ayudado mucho. Me ha dicho las cosas que uno no quiere escuchar como jugador y eso demuestra lo fuerte que soy mentalmente. Él podría haberme haber optado por decirme cualquier cosa y yo podría haberme aguantado y enfadarme con él. Pero me dijo la verdad y fue honesto. Me dijo lo que tenía que hacer para estar ahí en mi segundo año. Lo tomé como ‘entiendo que necesito mejorar para poder jugar’. Y lo hice, así que aprecio todo lo que ha hecho por mí. Me ayudó a convertirme en quien soy hoy y sigue trabajando para que mejore”

Entonces, ¿cuál fue el problema después de una prometedora campaña de novato a las órdenes de Igor Kokoskov? El exceso de confianza y dar cosas por hechas antes de tiempo.

“Al terminar mi año de rookie quizá me confié demasiado. Pensaba que iba a participar en las jugadas de inmediato. No estaba trabajando tanto cuando comenzó la temporada como debería haberlo hecho. No estaba jugando tanto como esperaba y hablé con él al respecto. Me dijo que no estaba trabajando lo suficientemente duro. Lo tomé como un desafío y durante la temporada trabajé más duro y seguí haciendo esas pequeñas cosas. Comencé a jugar más justo después del All-Star Weekend y seguí creciendo y mejorando desde entonces.”

A lo largo de sus primeros siete partidos de este curso, Bridges está promediando 14,1 puntos y 5,6 rebotes con un acierto en triples del 46,3%. Otro factor que ha aumentado la productividad del equipo ha sido la incorporación de todo un diez veces All-Star como Chris Paul. Según el alero, Paul ha supuesto una gran ayuda para el young core.

“Es un líder, una persona y un jugador increíble”, señaló Bridges. “En la cancha es un mago. Lo sabe todo. Sabe dónde deberíamos estar y dónde debería estar la defensa. Es un gran jugador. Me ayuda porque me encuentra cuando estoy abierto y puedo sumar mis puntos. Es un ancla en ambos extremos de la cancha y siempre está hablando y ayudando a todos.”

(Fotografía de portada de Ashley Landis-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.