Mike Malone no sintió peligrar su puesto en Denver el año pasado

Los comienzan la temporada bajo una disposición magnífica para seguir siendo uno de los equipos más combativos del Oeste. Ahora, esto no nos pilla de sorpresa, pero hace justamente un año las esperanzas colectivas eran mucho más tímidas que las actuales.

El comienzo del pasado curso trajo consigo ciertas prisas dentro de las oficinas de Denver. No acababan de estar convencidos de cuánto podía dar el equipo y, si los buenos resultados comenzaban a alejarse y las sensaciones avnazaban de una forma lenta, los que deciden en la franquicia iban a comenzar a mirar sospechosamente a .

Preguntado por The Athletic si esos rumores sobre la vulnerabilidad de su puesto le llegaron a inquietar, el entrenador comentó que él siempre trabajó con la confianza que le transmitieron sus jefes e intentó que nada de fuera pudiera perturbarle en su labor diaria.

“Nunca se me pasó por la mente (ser despedido). Nunca hubo una señal que indicara que pasaba algo durante las conversaciones que tuve con Tim Connley (GM) y Josh Kroenke (Presidente) en la temporada, en las últimas semanas y en el último partido”, esgrimió.

“A veces puedes sentir que algo no val del todo bien, pero honestamente puedo decir que no hubo ninguna ocasión en la que peligrara mi puesto”, siguió. “El motivo por el que no lo vi peligrar fue porque tenía confianza en el trabajo que había hecho. Lograr que un equipo, que en 2015 solo tenía 30 victorias, pasara a lograr 46 con un núcleo de jugadores jóvenes. Es difícil ganar y desarrollar talentos al mismo tiempo. Y hemos podido hacer esas dos cosas a la vez, además de crear una identidad, una cultura y una ilusión”.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Juancho y los Nuggets aguan el debut de LeBron James con los Lakers

Previa NBA 2018-19: Miami Heat

Siguiente