Golpe sobre la mesa de Milwaukee en el Oracle

Los de Mike Budenholzer siguen sorprendiendo a propios y extraños. Los de Wisconsin se convirtieron en el primer equipo capaz de derrotar a los Golden State en el Oracle Arena en lo que va temporada, y lo hicieron exhibiendo una superioridad tan grande como difícil de esperar. Milwaukee venció por 111-134, una diferencia que pudo haber sido incluso mayor, pues ya mandaban por casi 30 puntos al final del tercer periodo.

Eric Bledose fue el máximo anotador del encuentro con 26 tantos y un excelente 10/12 en tiro, aunque el dominador absoluto del mismo fue . El griego, que acabó el choque con 24 puntos y 9 rebotes, destrozó la defensa de los de Kerr gracias a su agresividad y contundencia en la penetración, y solo los problemas de faltas y el cómodo resultado, que le llevaron a disputar tan solo 26 minutos, le impidieron firmar mejores números. Brillaron también , que se fue hasta los 20 puntos, y , con 17.

Los Warriors, por su parte, notaron muchísimo la baja de , y vivieron una de esas noches en las que todo lo que puede salir mal acaba saliendo mal. no pudo pasar de los 10 puntos (peor anotación de la temporada) tras meterse en problemas de faltas desde muy temprano, y acabó abandonando el parqué debido a un tirón en el aductor izquierdo, mientras que se quedó en 17 (segunda peor anotación de la temporada) y cometió 6 pérdidas. Solo cumplió , que anotó 24 tantos con un 9/15 en sus lanzamientos.

Draymond Green, un vacío imposible de llenar

Durante mucho tiempo se ha hablado de que, aunque son Curry y Durant quienes más brillan y quienes se reparten elogios y galardones, la importancia de Draymond Green en el esquema de Golden State es equiparable a la suya. Este encuentro dejó en evidencia esta idea, pues la defensa de los Warriors ofreció la que probablemente sea su peor versión en la ‘era Kerr’. Los números así lo reflejan, pues, según datos de ESPN, los de Oakland no encajaban 134 puntos en el Oracle (sin prórrogas) desde el 15 de marzo de 2009, tres meses antes de que Stephen Curry fuera elegido en el Draft.

La ausencia del ala-pívot, debida a un esguince en el dedo del pie, dejó a los locales sin su pilar defensivo, y los de Budenholzer se aprovecharon de ello a la perfección. Antetokounmpo, a quien Kerr se vio obligado a emparejar con hombres como Jordan Bell o Damian Jones, campó a sus anchas por la zona, y tanto Bledsoe como Brogdon, muy habilidosos en la penetración, atacaron el aro constantemente en ausencia de alguien que llegase a intimidar sus bandejas. Los Bucks acabaron anotando en la pintura más de la mitad de sus puntos, lo que habla a las claras de la trascendencia que tuvo la baja de Green en el devenir del choque.

Esta derrota de Golden State permite a Toronto seguir siendo líder en solitario de la NBA, y da licencia además a Milwaukee para empezar a soñar. Los de Wisconsin han sido el único equipo capaz de derrotar a los Raptors, así como el único que ha logrado salir del Oracle con una victoria en el bolsillo. Si bien en ambos encuentros el rival tuvo alguna baja significativa (Green en los Warriors y Kawhi en Raptors, aunque aquel día también faltó Antetokounmpo), no hay duda de que estos Bucks poco tienen que ver con los de años atrás.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Un agujero tamaño Hall of Fame

De la defensa al ataque: los problemas se extienden en los Rockets y D’Antoni no encuentra la solución

Siguiente