Milwaukee solo necesita dos cuartos para barrer a Boston


En una noche de viernes con pleno de triunfos locales, Milwaukee no quiso ser menos y sacó del partido a Boston (116-92) para sumar el primer triunfo de la serie, colocar el 2-1 en su contra y devolver la esperanza de que algo grande se puede hacer todavía en estos playoffs.

Un 0-3 habría sido definitorio y casi definitivo para los Bucks, que se sobrepusieron desde el inicio a la posible presión que podía suponer jugar apenas sin red. Salieron concentrados como los que más, verbo que no estaba anoche en el diccionario de Boston. Un terrible primer cuarto de los Celtics (27-12) tuvo su continuación en el segundo asalto (31-23 para los Bucks y 58-35). La gran ventaja de los locales, en los últimos días del Bradley Center, hacía presagiar que todo estaba decidido. Por la importante renta pero también por hechos como el de que los Celtics estuvieran casi 11 minutos en la primera mitad sin anotar una canasta de campo.

Plácida velada en Milwaukee

Con ese nivel de atasco, los Bucks solo necesitaron imponer un ritmo solvente para ir edificando su triunfo. Lo máximo que se acercaron los Celtics fue a 14 puntos, 76-62 camino del final del tercer cuarto.

Antes del duelo, pocos pensaban que incluso los locales se podrían dar el lujo de sentar a Giannis Antetokounmpo durante parte del último cuarto, pero así fue, si bien es cierto que el griego estaba cargado con 5 personales. Pero el riesgo de ser eliminado era un factor menor en un contexto de triunfo plácido. El ala-pívot acabó con 19 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias, 2 robos y 2 tapones. Su 3/4 en triples contribuyó a que la franquicia firmara su récord de tiros anotados de esa distancia en un choque de playoffs (16). Además, Antetokounmpo nos dejó el mate de lo que llevamos de post temporada, con una brutal acción sobre Aron Baynes.


Junto con el griego, Khris Middleton, 23 puntos, Thon Maker, 14 puntos, 5 rebotes y ¡5 tapones!,  Jabari Parker, 17 tantos en media hora, después de quejarse de su falta de minutos, fueron determinantes. También Matthew Dellavedova, brillante en su labor defensiva sobre los bases de los Celtics, principalmente sobre Terry Rozier.

En Boston, Al Horford, Jayson Tatum y sobre todo Greg Monroe, 15 tantos y 12 rebotes como suplente, lo único potable de una jornada donde los de Brad Stevens pagaron carísimo su penosa puesta en escena. El domingo, más.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.