Mirotic brilla en otra exhibición ofensiva de los Pelicans

Los New Orleans lograron su segundo triunfo del curso al derrotar a los Sacramento por 149-129. Los de Luisiana firmaron un auténtico recital ofensivo, y alcanzaron la friolera de 149 puntos que supone el récord histórico de la franquicia en un partido. Tras anotar 131 tantos en el duelo inaugural ante los Rockets, el cuadro de Alvin Gentry volvió a conventirse en una máquina de anotar puntos que desbordó por completo a los de Sacramento.

, con 36 tantos, fue el máximo anotador del encuentro. El ala-pívot estuvo inspirado durante todo el choque, y alcanzó un 66,7% de efectividad en sus lanzamientos que le hizo prácticamente indefendible. Además, logró capturar 9 rebotes y repartir 2 asistencias, firmando la que posiblemente sea la mejor actuación de su carrera NBA.

Por parte de los Kings, varios jugadores llevaron a cabo actuaciones destacables, aunque en ningún momento dio la sensación de ser suficiente para frenar el vendaval de los Pelicans. Cauley-Stein fue el máximo anotador de su equipo con 20 puntos, el rookie Marvin Bagley alcanzó los 19 para resarcirse de su pobre debut, De’Aaron Fox y Frank Mason convirtieron 18 tantos, y Buddy Hield se fue hasta los 17. Dio igual. El recital de los de Nueva Orleans no se paró a fijarse en actuaciones ajenas.

Presumiendo de profundidad

Lo más meritorio de los de Gentry es que lograron semejante nivel de efectividad sin requerir de una actuación estelar de su mejor jugador, . El ala-pívot disputó tan solo 26 minutos, aunque aún así le dio tiempo de lograr un doble-doble de 25 puntos y 10 rebotes. No obstante, muchos otros hombres dieron un paso al frente y firmaron actuaciones meritorias.

Hasta ocho jugadores de los Pelicans alcanzaron dobles dígitos en anotación, a saber, E’Twaun Moore con 10, Jrue Holiday con 15, Elfrid Payton con 11, Darius Miller con 10, Julius Randle con 13, Ian Clark también con 13, y los ya mencionados Mirotic y Davis. Si en el partido ante Houston fueron siete los hombre que alcanzaron al menos los 10 tantos, anoche los de Nueva Orleans volvieron a hacer gala de la profundidad de su plantilla, y dieron síntomas de estar capacitados para lograr cosas importantes en el Oeste. Desde luego, a este nivel de acierto se antojan un equipo difícil de frenar.