New Orleans, sobre Zion Williamson y la limitación de minutos: “Nos querrían despedir a todos si pasara algo con él”


Barra libre con el Miura o prudencia, minutos restringidos; esa es la cuestión. Los New Orleans Pelicans mantienen con vida una tibia esperanza de poder disputar el conocido como play-in, pero lo tienen muy difícil. Dos derrotas iniciales torcieron el ya de por sí encriptado rumbo; la última victoria ante, precisamente, Memphis —octavo clasificado del Oeste— dejó un fino hilo de esperanza.

La verdad es que los Pelicans no llegaron de la mejor manera a la burbuja NBA. Solo unos días después de deshacer maletas, Zion Williamson, el diamante en bruto que a todos deja sin respiración, tuvo que abandonar la expedición. Se tiró casi dos semanas (13 días) fuera por un problema familiar, fuerza mayor, y por ello no pudo dosificarse para llegar de la mejor manera a los partidos oficiales. De hecho, no disputó ninguno de los encuentros de pretemporada.

Por tal motivo, el amanecer de Zion Williamson en los ocho seeding games que cierran la temporada fue flácido. Bastante. 15 y 14 minutos en pista para empezar en los dos primeros; incidencia menor en el juego, restricción planificada de actuación y sin disputar los minutos finales. Para colmo, dividendos de -16 y -17 con él en pista. Alarma. Los Pelicans podían quedarse fuera de la pelea en dos telediarios.

También, una de las quejas por parte de los fans de New Orleans y de la NBA era que el novato actuaba en muy breves lapsos de tiempo. O sea, cuatro o cinco minutos y al banquillo otra vez.

La cuestión no dejó de ser baladí en los últimos días. Algunos rumores apuntaban a que el propio Zion podría haberse sentido frustrado por no jugar todo lo que querían. Aunque su discurso oficial siempre habla de que confía en lo que la franquicia dibuje para él.

En el tercer encuentro —pasado lunes—, los técnicos y managers de los Pelicans aflojaron un tanto la correa. Zion disputó 25 minutos y, esta vez sí, su cosecha mejoró: 23 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, primer check en minutos finales y más ocho con él en pista.

Vamos, que coincidió que cuando Zion pudo trotar un poco más de acuerdo al libre albedrío los Pelicans empezaron a mejorar. ¿Por qué entonces no le dejan jugar 40 minutos y así a ver si cae la breva de acabar novenos?

Simple, New Orleans no pelea ni contrató los servicios de Williamson para quedar octavo (o noveno) esta temporada. Lo hicieron para pelear por el título a partir del año 2022 más o menos. Vaya, que nadie se acordaría si este año los Pelicans son eliminados en primera ronda, pero sí dejarán huella si consiguen abrir una vía de dominio en el Oeste de cara a los próximos cursos.

Si pasara algo con Zion

Por eso los minutos limitados de su diamante. Hablamos de un físico portentoso pero también delicado. Como la porcelana, pues en menos de dos metros se concentran 130 kilos de peso. Puede desesperar la mesura de todo el equipo médico, técnico y táctico de la franquicia, pero todos sus estudios han convenido que este camino es el mejor para disfrutar de Zion el mayor tiempo posible.

“Si algo pasara, oh Dios mío. Nos señalarían a todos (la franquicia). ¡Despedidlos a todos!”, podía alegar Swin Cash, vicepresidenta de operaciones y desarrollo de equipo de los Pelicans, en el podcast Hoops Adjacent.

Por cierto, Cash es la única mujer negra con un cargo de tan alta responsabilidad dentro de la también burbuja que resultan las directivas NBA.

¿Hacen bien entonces los Pelicans siendo los menos osados del mundo en este sentido? La lógica invita a pensar que sí. Además, Zion poco a poco podrá ir disputando más minutos, como en el tercer encuentro ante los Grizzlies. De ahí para arriba. Hablamos de que ya no estará en la horquilla de los 14-15, sino más cerca de los 25.

Toda precaución es poca para que un físico de ciencia ficción no se descascarille por todas partes. La lesión de Williamson a principio de temporada fue un aviso que New Orleans recogió de inmediato. No van a arriesgar lo más mínimo; y menos por quedar octavos este curso. Lo que verdaderamente importa es poder asaltar la conferencia en el futuro.

(Fotografía de portada: Ashley Landis – Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.