New Orleans, última víctima de la apisonadora Lakers


Misma fórmula, mismo resultado. Los Lakers han ganado nueve de sus últimos 10 partidos (cinco consecutivos) y lo han hecho de un modo similar. En la primera parte van cogiendo ritmo mientras mantienen a su rival a raya. En la segunda, la decisiva, aprietan en defensa, se despegan en el marcador, ganan, y a otra cosa. Esa fue la historia del partido de anoche frente a New Orleans Pelicans. Ya estaba escrita, faltaba representarla.

Bajo el liderazgo de LeBron James (21 puntos, 11 asistencias y 8 rebotes) y Anthony Davis (17 puntos, 6 rebotes y 3 tapones) los angelinos se recuperaron de un flojo comienzo –llegaron a perder por 15 puntos– para vivir un final de noche apacible dejando a su rival por debajo de los 100 puntos por quinta vez en lo que va de temporada. Davis cree que ese factor, el defensivo, es el que les está llevando a ser dominantes.

“Nos hemos estado asegurando de hacerlo bien en defensa. Tuvimos un comienzo lento esta noche, pero hemos seguido haciendo nuestro trabajo en el lado defensivo. Queremos mantener esa ventaja. Queremos mantener esa mentalidad de ser rudos y físicos”, explica.

Anoche dio sus frutos. Los chicos de Frank Vogel forzaron hasta 20 pérdidas de balón de la franquicia de Luisiana mientras ellos solo cometieron 6; es decir, la mejor marca del presente curso.

Menos motivos de satisfacción había en el bando de los Pelicans. Tras un comienzo de temporada interesante –llegaron a estar 4-2– ahora acumulan cinco derrotas consecutivas que les sitúan en la parte baja de la Conferencia Oeste. Los 20 puntos de Brandon Ingram y el doble-doble de 21 puntos y 12 rebotes de Zion Williamson se mostraron insuficientes ante un rival que Stan Van Gundy señala que simplemente fue mejor.

“Hubo muchas cosas con las que no estaba contento, pero durante los últimos 30 minutos de ese partido, simplemente fueron el mejor equipo. Jugamos unos buenos primeros 18 minutos, y luego mejoraron la defensa y desde entonces simplemente nos dominaron en ambos extremos de la cancha”, admite.

Los de Luisiana necesitan mejorar, y pronto. En lo que es un largo viaje por la carretera aún tienen por delante otros cuatro partidos lejos de casa. Sacramento Kings, Utah Jazz (en dos ocasiones) y Minnesota Timberwolves les esperan. Queda mucha temporada por delante, pero deben mejorar ya.

(Fotografía de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.