New York cierra el casting: ahora toca elegir entrenador

¿Tienen claro los el rumbo que desean tomar? Difícil discernirlo. Tras semanas de intenso trabajo en la oficina, acaban de terminar con las entrevistas para encontrar un nuevo dueño del vestuario con como invitado final. Por el despacho pasaron antes , David Blatt, , Mark Jackson, Juwan Howard, James Borrego, Jerry Stackhouse, Jay Larrañaga, y Kenny Smith. Sí. Hablamos de un total de 11 opciones para un solo puesto, y por supuesto cada una de ellas con su libreta de baloncesto bajo el brazo.

Lo más complicado empieza ahora. New York no puede fallar. No puede porque cuando el nuevo técnico estampe su firma se convertirá en el undécimo desde la temporada 2001-02. Ya no buscan un entrenador, sino una figura que pueda tanto dirigir al equipo como crear una cultura a su alrededor, algo que Jeff Hornacek, despedido en abril, tampoco pudo conseguir.

Aunque la lista sea extensa, la realidad es que la franquicia neoyorquina parece decantarse por un producto testado en la NBA como entrenador jefe. Así, aunque hay varios candidatos que estarían encantados de convertir La Gran Manzana en su primer asiento de la Liga, los Knicks habrían cerrado el círculo hasta tener entre sus preferencias a Budenholzer, Woodson y Fizdale.

Steve Mills, presidente del equipo, y Scott Perry, general manager, tendrán la respuesta en breve. Según informa Adrian Wojnarowski de ESPN, los próximos días servirán para que se reúnan con su equipo de trabajo y señalen al elegido; tanto es así que esta misma semana podríamos saber quién se sentará en el banquillo de los Knicks a partir del curso 2018-19.

Estabilidad

Esa es la palabra sobre la que se quiere cimentar el nuevo proyecto. No se quiere correr ni caer en el derrotismo. La meta es que un equipo que lleva demasiados años oliendo a polvorín construya una base que le sirva para alcanzar la élite de la NBA. La primera piedra está colocada y se llama Kristaps Porzingis, pero para verlo nuevamente a su mejor nivel habrá que esperar, ya que su retorno tras sufrir un desgarro del ligamento cruzado anterior se estima para mediados del próximo curso. Pero no existe preocupación por ello. New York tiene todas sus futuras selecciones de primera ronda del Draft y para 2019 debe tener un más que notable espacio salarial. El boceto está sobre la mesa de dibujo, ahora toca convertirlo en una obra redonda acertando con la pincelada del entrenador.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Stephen Curry, ¿titular o suplente?

Orlando también se fija en Ime Udoka

Siguiente