Ni una fuerte caída pudo parar la tormenta desatada por Kevin Durant

Durante unos segundos cundió el pánico. sufría una fuerte caída, y tras levantarse no se sabía a ciencia cierta si podría continuar. Pero y tanto que sí lo hizo.

Tras el golpe, el alero de los empezó a jugar bastante mejor que antes de caerse, e hizo un 7 de 9 en tiros de campo en ese espacio de tiempo. Acabaría con 33 puntos, así como con 10 rebotes y 7 asistencias en la victoria de su equipo frente a los por 101-85.

La caída me despertó“, señaló con humor Durant, que había fallado sus primeros ocho tiros. “Uno de mis amigos me escribió un mensaje tras el partido y dijo que cuando me caí, se puso de rodillas y rezó por mí. Supongo que eso ayudó también”.

Con este triunfo, Oklahoma City rompe esas dos derrotas seguidas que había encadenado, además de volver a la senda de una mejoría en la defensa. Esta vez, los Thunder dejaron a su rival en un 40% de acierto en el lanzamiento.

“Todo lo que queríamos era centrarnos en la defensa”, sentenció Durant. “Les dijimos a los chicos antes del partido que no había que preocuparse por hacer o fallar lanzamientos, sino que había que preocuparse por cerrar bien la defensa. Y creo que hicieron un gran trabajo con eso”.

Estadísticas obtenidas de Elias Sports Bureau, Basketball Reference y NBA.com