Noche legendaria en San Antonio, con 56 puntos de Aldridge y victoria de Spurs tras dos prórrogas

La bacanal de puntos a la que estamos asistiendo este curso en la NBA vivió anoche su máxima expresión en Texas. Los y los nos brindaron una batalla para el recuerdo, con victoria para San Antonio (154-147) tras dos prórrogas, en uno de los mejores duelos en lo que llevamos de curso. El Oeste en su pura esencia, dos planteles de playoffs cara a cara, sin concederse ni un respiro, titánicos, agotados. Para que luego digan que la Temporada Regular es floja.

La anotación del Spurs-OKC es la sexta más alta de la historia de la NBA y la mejor desde 1990. Por si esto fuera poco, se trató de la primera velada desde diciembre de 2006 donde se combinan 300 puntos. Algo así no se veía desde 161-157 del Suns-Nets, con dos prórrogas incluidas.

Aldridge, ¡56 puntos!

Siempre en estos choques suele asomar un jugador por encima del resto. Ayer, en lo que está siendo un curso irregular para él, LaMarcus Aldridge se fue hasta los 56 puntos. Un show anotador que le permite alcanzar el tope ofensivo de su carrera, previamente fijado en los 45 puntos que le endosó en marzo de 2018 a los Jazz. La de Aldridge, además, es la segunda mejor anotación de la temporada, por encima de titanes como James Harden, y solamente por detrás de los 60 puntos de Kemba Walker contra los 76ers.

En cuanto a la historia de San Antonio, Aldridge entra de lleno en ella y de momento conquista el pódium, al acceder al tercer puesto de mejores anotaciones de siempre en la franquicia para un único partido. El récord lo tiene David Robinson, con 71 tantos en 1994 y la segunda plaza es para George Gervin, 63 unidades en 1978. Aldridge precisamente adelanta a Gervin y a Tony Parker en el tercer puesto, pues ambos firmaron duelos de 55 unidades. El último jugador de San Antonio en tocar la barrera de la media centena de puntos fue el propio base galo, en 2008.

Aldridge, que se quedó con el balón del partido, no solo destrozó el aro rival con un 20/33 en lanzamientos de campo un repertorio de movimientos y un perfecto 16/16 en tiros libres, sino que estuvo presente casi todo el encuentro (jugó 48 de los 56 minutos), para desactivar al rival. En la última prórroga, la segunda, además de cerrar el choque con su eficacia desde el libre, hizo una jugada al principio que incluyó tapón a Russell Westbrook y canasta posterior del miembro de los Spurs, quien dejó 9 rebotes, 4 tapones y 4 asistencias, una de ellas clave en ese segundo tiempo extra.

Pero no solo fue una gran noche de Aldridge, sino que el global San Antonio funcionó de manera excelente, sobre todo desde el perímetro, donde consiguió un extraordinario 16/19 en triples (84,2 por ciento), la mejor marca de acierto en la distancia para rangos de al menos 15 tiros. El anterior registro, muy reciente, estaba en manos de los Clippers (18/23). Derrick White, 23 puntos, también hizo tope personal en su carrera. Al gran número de triples no contribuyó el héroe de la noche, puesto que Aldridge hizo 0/0, lo que le permite firmar la anotación más alta sin convertir un triple desde Shaquille O’Neal en el año 2000.

¿Suficientes logros? Pues otro más: Gregg Popovich se convirtió en el tercer entrenador con más victorias en la historia de la NBA, al firmar su triunfo 1.222 y sobrepasar a Jerry Sloan (1.221).

Westbrook, imponente pero insuficiente

Triple-doble número 13 de Westbrook en la 2018-19, más que nadie, y el 117 de su carrera. Relativamente pronto alcanzará a Magic Johnson en la segunda posición de triples-dobles históricos, pero quizá hubiera cambiado el de anoche por una victoria de los suyos. The Brodie hizo 24 puntos, 13 rebotes y 24 asistencias, lo que es su récord personal de pases a canasta y el mejor trabajo en este apartado estadístico de toda la liga para la 2018-19. Westbrook barre el anterior tope de Jeff Teague, 18 asistencias el 5 de diciembre de 2018. En el tiro de campo, si obviamos su 0/4 en triples, caminó algo mejor que otras noches, con 11/22.

Westbrook, criticado recientemente por no saber definir partidos y hacer malas selecciones de tiro en los momentos claves, asistió a Jerami Grant en los instantes finales del último cuarto para que este anotara y forzara la primera prórroga (130-130), excelente premio para unos Thunder que remontaron en los últimos doce minutos, donde llegaron 105-93, y que luego forzaron la segunda prórroga gracias a un mate de Steven Adams, previa asistencia de nuevo de Westbrook, que antes había palmeado la pelota tras al fallo desde la línea de tres de un Pau George otra vez errático en los instantes calientes. Grant, por su lado, se fue hasta los 25 tantos, también récord profesional anotador.

Los Spurs, 7-3 en los últimos diez partidos, son sextos del Oeste con 25-18, mientras que los Thunder son terceros, 25-16 pero tres derrotas seguidas. Si alguien se quedó con ganas de más, este mismo sábado ambas escuadras repiten duelo, pero en Oklahoma City.

(Fotografía de portada: Ronald Cortes/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.


Anterior

El partido de las 11 historias

Nikola Jokic se abona al triple-doble

Siguiente