North Carolina campeón de la NCAA bajo un festival de faltas


El duelo entre uno de los dominadores clásicos de la NCAA como North Carolina y un debutante en la Final Four como Gonzaga dejó igualdad, intensidad y emoción. Los Tar Heels, tras caer el año anterior sobre la bocina ante Villanova, consiguieron sacarse la espina imponiéndose por 71-65, logrando el sexto campeonato de su historia y el tercero bajo la dirección de Roy Williams. Con Joel Berry elevado a mejor jugador del torneo, North Carolina se alzó como el campeón universitario del año.

Excesivo silbato


Los jugadores, pero, no fueron los únicos protagonistas del partido. En un duelo sin excesiva dureza, los árbitros abusaron del silbato con 44 faltas en 40 minutos (22 por equipo) y limitando los minutos de jugadores clave en ambos equipos como Kennedy Meeks (North Carolina) o Zach Collins (Gonzaga).

Los constantes parones impidieron a ambos equipos lograr un buen ritmo de juego, afectando al espectáculo de uno de los partidos más esperados del año. Incluso un espectador de lujo como LeBron James explotaba en Twitter tras una tanda especialmente nefasta de interrupciones arbitrales: “No puedo ver más esto”, tuiteó. “Me gustaría ver a los chicos decidir quién gana el partido”.

La experiencia tuvo valor doble


Gonzaga pagaba la mala noche mirando al aro de su gran referente ofensivo, el escolta Niger Williams-Goss, que acababa con 15 puntos a costa de un 5/17 tiros de campo. Eso sí, el habilidoso jugador, quien podría anunciar su entrada al draft en los próximos días, aportaba 9 rebotes y 6 asistencias. Los problemas llegaban en la pintura. Su titular, el rocoso pívot polaco Przemek Karnowski, se quedaba en un 1/8 en tiros de campo, mientras que el freshman Zach Collins, candidato a primera ronda del próximo draft, solo podía jugar 14 minutos antes de ser eliminado.

En ese escenario, North Carolina aprovechaba su mayor experiencia, con varios hombres clave “repetidores” de la final de 2016. Joel Berry (22 puntos) se convertía en su jugador más fiable, mientras Kennedy Meeks y Isaiah Hicks dominaban la pintura. El desacierto desde la línea de tres (4/27, incluyendo un 0/9 de Justin Johnson) evitaban sentenciar el partido antes de tiempo, pero su mayor sangre fría acabaría decidiendo.

Un entrenador con un puesto en la historia

Gonzaga fue incapaz de anotar durante los últimos 1:53 minutos de partido ante la sólida defensa de North Carolina. Kennedy Meeks, con un tapón y un robo en los 15 segundos finales, desbarataba los ataques finales de los “Zags”, y un contraataque a placer de Justin Jackson (16 puntos) ponía la guinda para el campeonato de los Tar Heels.

Roy Williams superaba así a su mentor, el legendario Dean Smith, como el entrenador con más campeonatos con North Carolina. Solo John Wooden (10), Mike Krzyzewski (5) y Adolph Rupp (4) le superan en toda la historia de la NCAA.

El final solo es el principio


El final del “March Madness” supone, desde el punto de vista de la NBA, el inicio de un proceso casi tan intenso como el campeonato universitario. A algo más de dos meses y medio del draft, los candidatos elegibles (tanto los que hayan cerrado su ciclo universitario como los que se presenten con antelación) empezarán a prepararse para el exigente paso al profesionalismo. Para muchos jugadores, incluyendo a los finalistas de este lunes, las vacaciones quedan todavía muy lejos.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.