Obi Toppin, listo para dar un paso al frente


La temporada 2020-21 de New York Knicks fue excelente. Bajo la batuta de Tom Thibodeau mejoraron enormemente a nivel defensivo y entraron brillantemente en playoffs como quinto mejor equipo de la Conferencia Este. El balance fue más que positivo, y es que el salto colectivo estuvo acompañado por grandes actuaciones individuales. Julius Randle se convirtió en All-Star, Derrick Rose jugó a un excelso nivel y el novato Immanuel Quickley deslumbró con su descaro. ¿Qué faltó para poner la guinda al pastel? Que Obi Toppin hubiese tenido más peso en tal éxito.

El número 8 del draft de 2020 llegaba a su campaña de debut como lo que parecía un ajuste perfecto para el sistema de Thibs. A sus 22 años se trataba de un jugador formado al que acompañaba un excelente físico. Había incluso quien lo incluía en la carrera para ser el novato del año. ¿Qué pasó? Pues que vivió constantemente frente al rookie wall.

Pese a ser constante en la rotación de Thibodeau, el alero acabó promediando 4,1 puntos y 2,2 rebotes en únicamente 11 minutos por noche. En un equipo que no estaba plagado de talento, era poco. Sin duda no es un gran punto de partida, pero no por ello se ha desanimado Toppin. Llega un nuevo año, uno en el que tiene la oportunidad de reivindicarse y demostrar que puede ser importante en un conjunto de la élite de la NBA.

A la espera de que empiece la regular season (quedan dos meses), Toppin está mostrando sus credenciales en la Summer League de Las Vegas. Siendo uno de los ‘veteranos’ en la plantilla que ha disputado el torneo de verano, el alero se ha ido a los 21 puntos y 8,3 rebotes en 35,1 minutos por partido. Además, ha firmado un interesante 34,3% desde el triple. Hay que tomar estos datos con calma, pero él mismo se siente cómodo de cara a dar un paso al frente la próxima temporada.

“Siento que conozco mi papel. Traté de concentrarme principalmente en los rebotes y la defensa. Solo mejorando en eso, ofensivamente lo demás llegará. Siento que la defensa es lo más importante cuando juego para el entrenador Thibs y en cualquier parte. Haces jugadas rápidas en defensa, consigues un tapón, un robo… Es levantar al equipo y dar energía a los jugadores. Si la defensa logra parar al rival, el ataque convierte canastas. Tenemos muchas armas diferentes a nivel ofensivo, así que cuando los paremos, acabaremos al otro lado de la cancha”, comenta a Marc Berman de New York Post.

Un roster más completo

Los Knicks impresionaron la pasada campaña, pero ello no ha hecho que levanten el pie del acelerador. A un grupo sólido en el que prácticamente todos continúan, se suman ahora Kemba Walker y Evan Fournier, dos jugadores de nivel que deben dar profundidad y puntos al equipo. Cuestionado por ello, Topin tiene claro que al equipo le espera un futuro brillante.

“Siento que el equipo del próximo año va a ser genial. Tenemos muchas armas diferentes. El año pasado ya las teníamos, pero ahora agregamos un par de chicos más. Con el entrenador Thibs mantendremos el nivel defensivo y todo saldrá bien. Siento que volveremos a ser el número uno en defensa y daremos un salto ofensivamente ofensivamente para estar en un nivel superior”, concluye.

(Fotografía de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.