OKC encadena cuatro triunfos seguidos y hunde aún más a los Wizards


Hace apenas una semana, hablar de crisis en la NBA era hablar de Thunder y de Wizards. Los de Oklahoma eran colistas del Oeste con cuatro derrotas en cuatro partidos, mientras que los capitalinos marchaban también en la zona baja de su conferencia con un balance de 1-4 que solo empeoraban los Cavaliers. No obstante, en apenas siete días las vidas de ambos han tomado rumbos radicalmente opuestos.

Tras ganar anoche en Washington por 111-134, OKC se confirmó como uno de los equipos más en forma de la NBA al sumar su cuarto triunfo consecutivo, equilibrando su cómputo de victorias y derrotas y empatando con los Pelicans y los Jazz por el octavo puesto del Oeste. Para los Wizards, por el contrario, el encuentro supuso su quinta derrota seguida, séptima del curso, y ya incluso Cleveland está por encima de ellos en la tabla. Las urgencias, antes compartidas por ambos, están ya en un solo bando.

Uno de los responsables de la mejoría de los Thunder es Russell Westbrook, que fue el mejor de los suyos en el Capital One Arena con 23 puntos, 12 asistencias y 4 robos. El base estuvo bien secundado por Jerami Grant, que se fue hasta los 22 tantos y sigue acumulando buenas actuaciones, y por Paul George, que logró convertir 4 de sus 6 intentos desde el triple para alcanzar los 17 puntos. Además, Dennis Schröder lideró a la segunda unidad alcanzando los 16 en la faceta anotadora.

Regreso inocuo de Howard

Durante la racha de derrotas de Washington, muchos apelaban a la baja de Dwight Howard como uno de los motivos que explicaban el mal arranque de un equipo llamado a estar entre los ocho primeros. No obstante, aunque es posible que a medida que vayan pasando los partidos los resultados mejoren, el regreso del pívot a las canchas no sirvió ni mucho menos para ver una versión mejorada de los de Scott Brooks.

A nivel individual, Dwight tuvo un debut bastante convincente, anotando 20 puntos (13 de ellos en el primer cuarto) con solo un fallo en sus ocho lanzamientos de campo. Eso es quizás lo más preocupante: que ni con una buena versión de Howard los Wizards lograron ser un equipo competitivo. Esto se debió a que salvo Bradley Beal, que alcanzó los 27 tantos, ningún otro miembro de la plantilla tuvo un encuentro especialmente destacado. Wall anotó 19 puntos, pero tiene calidad de sobra para exigirle más protagonismo, mientras que Kelly Oubre Jr. llegó a los 14 pero con un pobre 6/17 en el tiro.

Donde Howard no aportó tanto como se esperaba fue en la faceta reboteadora, uno de los grandes problemas de los capitalinos en este arranque de curso. De hecho, Dwight capturó solo 3 rebotes, una cifra paupérrima para un jugador de su condición física.

Tormenta en el segundo cuarto

El partido quedó pronto visto para sentencia, pues al descanso Oklahoma City mandaba ya por un contundente 50-79. Esta ventaja se forjó especialmente en el segundo periodo, donde los Thunder endosaron a los locales un parcial de 20-44 que convirtió la segunda parte del choque en un mero trámite. El gran protagonista de este tramo de partido fue, como no, Russell Westbrook, que sumaba ya 15 puntos y 9 asistencias cuando la bocina indicó el final de la primera mitad.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.