Kevin Durant acaba expulsado en la batalla de Dallas

La eliminatoria entre y está siendo más intensa de lo que parecía tras el primer partido. Oklahoma City sigue siendo favorito claro por talento y, sobretodo, salud. A las lesiones de Chandler Parsons y Jeremy Evans se sumó de nuevo Deron Williams, quien no termina de recuperarse de una pubalgia y no pudo jugar más de minuto y medio. Pero, ante la adversidad, los equipos de Rick Carlisle siempre han sabido encontrar la forma de ser competitivo.

Oklahoma City ganó. Disfrutar de (25 puntos y 15 asistencias) y (19 puntos) es un lujo, (16 puntos) está al nivel de hace dos años y  estuvo monstruoso desde el banquillo (28 puntos con un 12/13 en tiros de campo). Y, aún así, el esfuerzo que los Thunder necesitan para avanzar de ronda está siendo mucho mayor que su más que posible rival en semifinales del Oeste, San Antonio. Una absurda expulsión de Kevin Durant al final del partido, además pone al MVP de hace dos temporada en riesgo de perderse el próximo partido por sanción.

RELACIONADO: ¿Son los Thunder un equipo sucio?

La NBA del siglo XXI (o, al menos, post-Ron Artest en Detroit) ha eliminado las peleas en la cancha, pero Dallas y OKC tienen capacidad para desafiar esa lógica si la serie se alarga más de la cuenta. La animosidad entre ambas escuadras es evidente dentro y fuera de la cancha. El momento más tenso se vivió en el segundo cuarto, cuando Anthony Morrow, sentado en el banquillo, se negó a darle un balón rebotado a para poder sacar de banda. El pívot tunecino y Russell Westbrook, quien desde el banquillo se enzarzó en una agria discusión con Mejri, se llevaron sendas técnicas.

Solo una victoria más

Una de las grandes virtudes de Oklahoma City en esta serie (salvo en un Game 2  que seguramente quede en anécdota) es la de no depender tanto de sus dos estrellas. Kevin Durant apareció en momentos importantes y Russell Westbrook estuvo letal en el tercer cuarto, pero otros jugadores también han dado un paso adelante. Serge Ibaka, Enes Kanter, Steven Adams y hasta un Dion Waiters que ayudó a construir la ventaja inicial en el primer cuarto. Con Spurs en el horizonte inmediato si no hay nada extraño, involucrar a sus actores secundarios es fundamental ante el que quizás sea el rival con más recursos diferentes en la NBA. Una victoria más en Oklahoma City será suficiente para eliminar a unos Mavs más molestos que realmente peligrosos

El eterno Nowitzki

Dallas nunca pudo romper el colchón de 10 puntos de ventaja que Oklahoma City puso entre ambos equipos durante casi todo el partido. Pero si el partido tuvo una cierta emoción hasta el final fue gracias del jugador más importante de la historia de los Mavericks. A sus 37 años, sigue siendo el mejor motivo por el que un partido de Dallas es digno de ver. El ala-pívot sigue dando hasta la última gota de sudor para ayudar a su equipo de siempre, incluso cuando las posibilidades de éxito son remotas. Nowitzki, quien de paso se alzó al 15º puesto histórico de anotación en Playoffs superando a Elgin Baylor, acabaría con 27 puntos y 7 rebotes.

https://vine.co/v/iUijbh1jxLL

Fin absurdo a la racha de Kevin Durant

Lo más extraño del partido sucedería en el último minuto, con el partido ya decidido a favor de Oklahoma City. Kevin Durant le dio un duro manotazo en la cara a Justin Anderson cuando el novato de los Mavericks entraba a canasta, ganándose una falta flagrante de segundo grado (la primera de su carrera) y la expulsión del partido. Durant había fallado justo antes un tiro libre que le impidió alcanzar los 20 puntos, rompiendo una racha de 67 partidos consecutivos alcanzando esta cifra. Esta acción, además, podría poner en peligro su participación para el quinto partido de la serie si la NBA decide suspenderle. Si fuera el caso, pondría algo más de pimienta en una eliminatoria que parece claramente decantada para los Thunder, ya con un 3-1 a su favor.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.



Anterior

Los Hornets rompen una sequía histórica ante Miami

Los jovenes Blazers sorprenden a CP3

Siguiente