Oklahoma pasa por encima de los Warriors


Golden State Warriors tiene un enorme trabajo por delante si no quiere que la temporada 2019-20 sea una larga pesadilla. Frente a Oklahoma City Thunder, un equipo con buenos jugadores pero que de igual manera está a medio camino entre competir y reconstruir, los cinco veces finalistas de la NBA literalmente no pudieron hacer nada. Empezaron mal, erráticos en ataque y blandos en defensa, y acabaron igual o peor. Y eso que terminaron perdiendo por solo 28 puntos (120-92) cuando llegaron a verse hasta 42 abajo…

La realidad es que en La Bahía sabían que no sería un año sencillo, pero que alcanzase esta dimensión tampoco era lo esperado. Con una plantilla que ahora mismo –dadas las bajas– se resume en Stephen Curry, Draymond Green y D’Angelo Russell más desconocidos o jugadores de nivel bajo (algunos son muy jóvenes) plantear jugar a algo parecido que en campañas anteriores se antoja un desafío difícil de superar. Ante OKC solo Curry –que acabaría con 22 puntos– anotó en los primeros seis minutos y medio de partido para su equipo.

Por parte de Oklahoma sí hubo sonrisas, y con razón. Se dieron un verdadero festín de baloncesto ante lo que fue un muñeco en sus manos. Danilo Gallinari se marchó a los 21 puntos, Shai Gilgeous-Alexander aportó 19 puntos y 9 rebotes y Dennis Schroder, desde el banquillo, sumó otros 22 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias. Todo el equipo disfrutó hasta el punto de irse a un 15 de 32 en triples (46,9%) que poca respuesta tuvo en su rival con un 5 de 33 (15,2%).

Tras el partido, que como decíamos tuvo poco historia, las caras en Golden State eran largas mientras que en los Thunder se respiraba tranquilidad por el primer triunfo del curso. Eso sí, Chris Paul señaló que el hecho de que el rival fuesen los Warriors no tiene que significar nada. “Creo que esta noche se trataba más de nosotros. Tenemos que tener nuestra identidad. ¿Cómo vamos a ser efectivos en ataque y en defensa? Empujando, con ritmo, moviendo la pelota y jugando con el espíritu adecuado”.

Expulsión de Russell

D’Angelo Russell, un recién llegado a la disciplina de la franquicia californiana, escenificó la frustración de su equipo cuando en el segundo cuarto se encaró con un árbitro hasta el punto de terminar expulsado. El jugador se quejaba de que en la última jugada no se había señalado una falta cometida sobre él. Sea más o menos cierto, lo indudable es que su reacción pareció algo excesiva y más fruto de ver la paliza que estaban recibiendo que por la acción en sí. En fin, mucho trabajo tiene Steve Kerr, tanto para canalizar la nueva realidad como para implantar en este grupo sistemas tácticos.

(Fotografía de Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.