Otra vez Westbrook: 8º triple-doble del curso y victoria en Utah

La poca preocupación que decían tener los líderes del vestuario de los hace una semana tiene que ser menos tras las tres victorias consecutivas que arrastra Oklahoma. Y no son tres victorias cualquiera, sino que se han conseguido ante los Spurs, los Timberwolves y anoche ante los (100-94). De nuevo , con otro impresionante triple-doble, se convirtió en el alma de OKC.



The Brodie firmó 34 puntos, 13 rebotes y 14 asistencias. Se trata del 8º triple-doble de la 2017-18 y del 87º de su carrera deportiva. Con este meritorio éxito ante los Jazz, que venían de una racha de seis victorias seguidas, los Thunder huelen los playoffs, se acercan al balance positivo, con un récord actual de 11-12 y miran de frente ya a la octava posición del Oeste, en posesión de los Pelicans.

Lo que ha hecho Oklahoma en estos tres citados encuentros ha sido aprovechar que todos se celebraban en su feudo para sacar partido de la situación y asomar un poco la cabeza. Eso, y que si tienes en tus filas a Russell Westbrook en su enésimo estado de gracia, todo se ve de otra manera.

Remontada en el último cuarto

Los Jazz venían de arrasar a los Wizards, en Utah y en la vuelta de Rudy Gobert a la acción. Sólo 24 horas después estaban los de Quin Snyder en Oklahoma para el back to back y quizá esa circunstancia explique el desmoronamiento en el último cuarto. A ese parcial se llegó con 68-80 para los Jazz, que fueron ganando por un máxima de 17 pero que acabaron recibiendo en 12 minutos un 32-14 demoledor. Gobert, del que dijeron desde el cuerpo técnico que racionarían los minutos, jugó 26, para 5 puntos y 6 rebotes. El mejor de los de Salt Lake City fue Donovan Mitchell, con 31 tantos, 1 rebote, 4 asistencias y 5 rebotes.

, quien mediado el último cuarto llevaba unos paupérrimos 6 puntos en su casillero, se cargó de responsabilidad y con 4 tantos seguidos apretó la velada, que pasaba del 82-87 al 86-87 y tensión en las filas de Utah. Más puntos de Melo, que firmó 8 en este arreón final, acompañados de alguna canasta de los otros estandartes, Steven Adams y Paul George, además de acciones aquí y allí de Westbrook dieron como ganadores a los Thunder.

“Desde el principio hasta el final, nuestra defensa nos dio opciones esta noche”, declaró tras el triunfo Billy Donovan, preparador de OKC. “Estamos dando la vuelta a la situación. Debemos estar comprometidos en las pequeñas cosas. Luchar los unos por los otros”, acertó a decir a los medios, tras ser una de las llaves defensivas que abrió la puerta de la victoria a los suyos.

Tiene otra cara Oklahoma, lejos todavía de lo esperado pero capaces al menos de vencer a equipos del Oeste, lo que no hace demasiado era casi una quimera, y de aprovechar los favores del calendario para respirar tranquilamente.