P.J. Tucker, ese “orgulloso” defensor deseado por media liga

está en el disparadero de salida. Con 31 años y en su último año de contrato con Phoenix , no faltan los equipos que desean adquirirlo antes del 23 de febrero; algo que es correspondido desde la propia franquicia de Arizona, ya que estarían pidiendo una primera ronda por él.

Pues bien, partiendo de esa premisa, Arizona Sports señala que al menos seis equipos están tras sus pasos: Knicks, Clippers, Bulls, Cavaliers, Timberwolves y Hawks. De ellos, el primero que habría movido ficha serían los californianos, que según ESPN habría ofrecido una segunda ronda para hacerse con sus servicios. Insuficiente.

Tampoco se ha quedado atrás Minnesota. Los aún aspirantes a colarse en playoffs creen que su firma ayudaría a cumplir el objetivo, por lo que pusieron sobre la mesa un posible acuerdo incluyendo a Shabazz Muhammad, quien será agente libre restringido el próximo verano, informa Basketball Insiders.

Con tanto movimiento parece casi una utopía que este alero formado en Texas pueda concluir el curso en su actual equipo. Pese a ello, prefiere vivir al margen de rumores y centrarse en ser lo mejor posible cada noche.

“Tengo que seguir jugando para mi equipo. Soy un ‘sun’ en estos momentos. Es mi último año de contrato, pero formo parte de Phoenix Suns. Así que voy a seguir jugando hasta que alguien me diga lo contrario. Esto forma parte del negocio de esta liga, especialmente si estás en el último año. En mi caso se trata de manternerse concentrado y listo para jugar cada noche”.

Esa mentalidad se traduce en 6,2 puntos, 5,7 rebotes y 1,1 asistencias en 27,4 minutos sobre el parquet, números que sin embargo no reflejan esos intangibles que todo defensor maneja, esos que solo se ven el en cara a cara sobre la pista.

“Sobre la defensa no hay una técnica perfecta. Es intensidad, pasión, dureza y mucho corazón. Él juega con eso cada vez que toca la cancha. Es uno de nuestros mejores jugadores. Para mí, es el defensor más subestimado de nuestra liga, especialmente en aclarados”, explica Earl Watson.

Feliz con su papel

Sus estadísticas no brillan como las de otros jugadores y prácticamente no sabe lo que es colarse en las mejores jugadas, pero si hay algo que tiene claro Tucker es que el rol que le ha tocado, el que le hace destacar, le hace sentir orgulloso.

“A este nivel todo el mundo puede anotar. […] No vas a ser capaz de anular completamente a la gente, pero tienes que hacer que sea difícil y obligarles a hacer más tiros para conseguir sus números y lograr así posesiones extra para ayudar al equipo. No hay mucha gente que disfrute y se especialice en esto. Yo me enorgullezco de ello”, sentencia.