Paciencia y constancia: las claves del ataque de los 76ers ante Toronto

Los cuentan con una capacidad defensiva capaz de sacar de quicio a cualquier franquicia que tenga que verse las caras. Saben dónde, cómo y cuándo presionar. Y poder superarles supone tener diferentes opciones en el bolsillo para irlas alternando en la búsqueda de la llave que pueda tirar su muro norteño.

Bien saben estos principios los , tanto en la teoría como en la práctica. Y si hay un jugador que se está viendo mermado en este comienzo de la serie entre Philadelphia y los canadienses, ese es . El pívot, limitado a 12 puntos en el segundo partido, sabe que va a tener que ser paciente y constante ante la defensa de Toronto si quiere obtener mayores réditos de sus actuaciones. No vale desesperarse ante las buenas lecturas que hacen los Raptors de su ofensiva individual.

“Todo se va a basar en hacer las cosas que me pidan”, comentaba ayer Embiid, en declaraciones recogidas por ESPN. “Si toca hacer pantallas, cortar por debajo de canasta o encontrar al hombre libre cuando tenga a dos o tres defendiéndome, voy a seguir siendo constante en ello”.

Embiid continúo señalando que “lo que no puedo hacer es seguir forzando situaciones cuando veo que no estoy anotando tanto como debiera. Así que si lo que toca es hacer solo cinco tiros y luego estar seguro de las decisiones que tome, así haré”.

Mejor de salud

Aparte de la correosa defensa de los Raptors, a Embiid le tocó lidiar en el Game 2 con el final de un proceso de gastroenteritis, el cual le había dejado cansado y con la necesidad apremiante de consumir líquidos para devolver su cuerpo al estado habitual. “Ya estoy mejor. Vamos a asegurarnos de que controlamos los minutos que debo jugar. Va a ir mejorando”, aseguró.

(Fotografía de portada de Mitchell Leff/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Gerald Henderson cuelga las botas

Anteto, sin excusas: “Boston juega al límite de la flagrante”

Siguiente