Paliza histórica de Boston en Chicago: 56 puntos de diferencia sobre los Bulls


Boston iguala la mayor paliza de la historia de la NBA a domicilio 

Fue un espejismo. El triunfo del viernes de los Bulls sobre los Thunder fue un oasis en el desierto de victorias Chicago, que el sábado volvió a su realidad, la de un plantel nefasto, para perder por 56 puntos ante los Celtics (77-133). La derrota, y el éxito de Boston, dejaron algunos récords para la galería.

Iguala la mayor paliza visitante de siempre

Según datos de ESPN, el 6 de diciembre de 1986 los Sonics barrían a domicilio a los Rockets. Aquella paliza en Houston era hasta anoche, y en solitario, la más grande asestada fuera de casa por un equipo de la NBA. Una diferencia de 56 puntos que igualaron los Celtics este 8 de diciembre de 2018. Además, este partido supone la mayor distancia con la que Boston se lleva un duelo de la liga, ya que la anterior marca eran los 51 puntos con los que doblegó el 7 de marzo de 1961 a los Philadelphia Warriors (153-102).

Para los Bulls, se trata de la mayor derrota de siempre cosechada por la franquicia, que supera los 51 puntos recibidos el 8 de noviembre de 2001, en Minnesota (127-74).

Un parcial de 0-17 de salida

La quinta victoria seguida de los Celtics, en contraposición de la octava derrota en nueve duelos para Chicago, se cimentó en un parcial de salida de 0-17. Jamás fueron por detrás los Celtics en el marcador, que una vez que cogieron ritmo no dejaron acercarse a su rival a menos de 13 puntos de diferencia. Un par de tiros libres de Jabari Parker mediado el primer cuarto fueron los primeros puntos de los Bulls. Un poco después Robin Lopez firmó un gancho para la primera canasta en juego de los locales (4-20).

Una mejora colectiva

Eso es lo que ha experimentado Boston en las jornadas recientes, tanto en ataque como en defensa. Los Celtics firman 15-10, con cinco triunfos seguidos donde han cimentado un buen desarrollo ofensivo y se han hecho más fuertes atrás. “El ataque ha mejorado en las dos últimas semanas”, apuntaba Brad Stevens a ESPN tras el encuentro. “Tenemos que seguir construyéndolo”. Arriba, excelente Boston, pero también abajo, donde ha reducido el número medio de puntos recibidos. Así, ha pasado de conceder 126,2 tantos a 97,6 puntos en esa racha de 5-0. “Damos unas 30 asistencias cada partido que ganamos. Así es como debemos jugar, rápido”, señalaba sobre la mejora Daniel Theis. Boston repartió 34 pases de canasta

Chicago, avergonzados

La historia es muy diferente en el otro lado. “Esfuerzo decepcionante y resultado decepcionante”, apuntó Jim Boylen, entrenador de los Bulls tras el reciente despido de Fred Hoiberg y que lleva un 1-2 de balance. Poco le ha durado la alegría de vencer a OKC el viernes.

“Le doy todo el mérito a los Celtics. Metieron sus tiros. Nos golpearon y no respondimos”. Al menos para alguien la velada dejó algo positivo en los locales, ya que Shaquille Harrison firmó 20 puntos, lo que son su tope anotador en la NBA. El jugador de segundo año fue lo único potable de unos calamitosos Bulls. “Deberíamos estar todos avergonzados”, concluyó Zach LaVine.

(Fotografía de portada: Jonathan Daniel/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.