Partido vintage de DeMarcus Cousins: 28-17


 Sin Christian Wood a su lado, de baja por problemas en el tobillo, DeMarcus Cousins aprovechó una nueva oportunidad para hacer uno de esos partidos que eran antes el pan de cada día para él. El pívot de los Rockets realizó un fantástico encuentro ante Dallas Mavericks y terminó la noche con 28 puntos, 17 rebotes y 5 asistencias, números que él mismo reconoce que no sabía si podría volver a hacer. De hecho fue su mejor partido en nada menos que tres años.

Cousins resultó un auténtico dolor de cabeza para la defensa de Dallas y Houston acabó ganando el encuentro por 133 a 108, un premio más para un jugador que este año juega por el mínimo de veterano tras haber sufrido tres graves lesiones en los últimos años.

El viernes tuvo una mala noche, incapaz de acertar ante el aro rival de los Bulls y solo pudiendo convertir 2 de sus 16 lanzamientos, pero el sábado se desquitó a base de bien con un efectivo 9 de 15 en tiros de campo, incluyendo 4 de 8 en triples.

«Esto es solo la prueba de que el trabajo está funcionando», explicó Cousins tras el choque ante los Mavericks. «El trabajo, el tiempo empleado, el esfuerzo, esos días en los que no quería levantarme y hacerlo, los días en los que pensaba que estaba perdiendo mi tiempo, los días perros en los que pensé que todo se había acabado para mí. Todos esos pensamientos los he tenido alguna vez en mi cabeza. Mentiría si no dijese que no he tenido esos momentos, pero sigo creyendo en mí».

«Es un empujón de confianza, seguro», añadió Cousins. «Te hace saber que se puede hacer. Te hace saber que el trabajo que estás haciendo empieza a dar sus frutos. Hay que seguir el camino. Es una larga temporada. Definitivamente será un proceso para mí. Estoy seguro de que me quedan días malos, pero hay que seguir el camino, elevar la cabeza y nunca dejar de trabajar. Eso es todo lo que puedo hacer».

Volvió Wall

El máximo anotador de Houston fue Eric Gordon con 33 puntos, aunque también estuvo la noticia de que John Wall volvió a la alineación después de haberse perdido cinco partidos con problemas en una rodilla. Wall no había vuelto a jugar desde que James Harden fue traspasado y cerró la noche con 7 puntos y 8 asistencias. Aún así los Rockets no pudieron disponer de su quinteto de gala, porque además de la lesión de Wood tampoco fue de la partido Victor Oladipo, baja por descanso.

«Le he dicho que es un proceso», explicó Wall sobre su compañero Cousins, quien también ha sufrido una ruptura del tendón de Aquiles como el pívot. «Sé que es difícil ser el jugador franquicia y ser el jugador dominante y jugar como querías y ahora tener que aceptar el rol de salir desde el banquillo. Eso es un poco difícil para mucha gente que siempre han sido líderes que quieren más minutos y no los obtienen. Pero nunca sabes cuando te llegará el momento. Hay que ser pacientes y estar preparado».

(Fotografía de Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.