Paul George encumbra a los Pacers a su primera victoria de la temporada

97 – 87

Si alguien dudaba de que los Pacers podrían responder de nuevo sin Danny Granger, ayer volvió a quedar claro el potencial que tiene el equipo con o sin él. Cierto es que jugaban en Indianápolis, que los Magic no son uno de los grandes rivales y que el juego desplegado fue un tanto irregular, pero en el primer partido se cuenta con la exigencia de ganar para comenzar bien y así ocurrió.

“Tenemos que ganar las batallas, ganar los partidos difíciles y ganar los partidos que debemos ganar”, explicaba al final del choque. “Tenemos que cuidar de esto desde bien temprano y no podemos confiar en que llegue el final de la temporada para jugar bien y comenzar una buena racha. Hay que empezar la racha desde el comienzo“.

El alero estuvo sobresaliente llevando las riendas del equipo en anotación, gracias a sus 24 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias. Sin embargo, no todo fue un camino de rosas ya que los de Orlando plantaron cara en una gran parte del partido. Indiana se mostró por ratos confusa y cometió 20 pérdidas de balón, así como cedió 13 rebotes ofensivos contra el peor equipo de la campaña pasada.

siguió con el rendimiento mostrado hace unos meses, y se fue hasta los 19 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias. también continuó enseñando la intimidación que le ha de caracterizar y, aunque anotó sólo 8 tantos, capturó 16 rebotes e hizo 7 tapones.

Los Magic estuvieron bien dirigidos por las actuaciones de , que logró sus 18 puntos en la primera mitad, Maurice Harkless con 14 tantos, y y Victor Oladipo con otros 12. Orlando se puede ir con la cara alta tras el encuentro. Hicieron un buen papel, pero era una tarea más que complicada arrancar un triunfo en casa de los actuales subcampeones del Este.

Estadísticas obtenidas de ESPN Stats, Elias Sports Bureau, Basketball Reference y NBA.com





Canal Telegram
Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.