Paul George marca territorio en el desierto de Arizona


Paul George está siendo la gran noticia de Los Angeles Clippers en este inicio de temporada 2020-21. El alero, muy cuestionado tras su flojo rendimiento en la burbuja de Orlando, ha tomado el mando del equipo angelino hasta el punto de marcharse anoche hasta los 39 puntos en la visita a Phoenix Suns, donde fue clave para que los suyos lograsen el triunfo por 107-112.

Su enorme actuación con 17 de 29 en tiros de campo y un 7 de 10 en triples, contrastó con el desacierto de Kawhi Leonard, quien se quedó en 15 puntos al firmar un pobre 4 de 21 en tiros de campo. Para George eso no quiere decir nada, ya que sigue viendo en su compañero al mejor jugador del equipo.

“Tenía que ser agresivo y mantenerme en modo de ataque. No todos van a tener su noche en cada partido. Tuve que dar un paso al frente y ayudar a nuestro mejor jugador del equipo, ayudar a Kawhi. Mi trabajo es ayudarlo a liderar y anotar para darle un descanso de vez en cuando”, explica.

Sea como fuere, ese descanso pudo costarle muy caro a los Clippers. En un primer tiempo fulgurante de los ahora entrenados por Tyronn Lue, estos llegaron a ponerse 31 puntos arriba en el marcador (29-60 mediado el segundo cuarto). El partido parecía finiquitado, pero los angelinos parecieron dispuestos a hacernos recordar lo vivido con ellos en Disney World cuando al empezar el cuarto definitivo la defensa se había extinguido hasta el punto de que el electrónico reflejaba un apretado 89-90. A diferencia de la burbuja, en esta ocasión los Clippers aguantaron y respiraron tranquilos cuando Nicolas Batum clavó un triple que les dejaba con seis puntos de renta a falta de 12 segundos.

“Estaba preparado para poder hacer un tiro y o una jugada para el equipo en cualquier momento. Es genial estar en la cancha jugando al baloncesto después de lo que me pasó los últimos 18 meses, poder jugar en un equipo así y verme en estas situaciones. La confianza de mis compañeros y de un jugador como George para darme la pelota y hacer un tiro… Se siente genial”, explica el francés, autor de 14 puntos.

Phoenix, capaz de levantarse

Lectura positiva a medias para los Suns. Encaraban el partido como el primer clasificado de la Conferencia Oeste y con el deseo de seguir demostrando que están capacitados para encaramarse a la élite de la NBA. El comienzo de la noche fue duro. Monty Williams, el entrenador, asegura que se vieron superados por el acierto del rival, que incluso metía los tiros que estaban bien defendidos. Pudo ser así, pero de igual modo nunca bajaron los brazos. No pudieron completar la hazaña, pero el equipo sigue dejando una gran imagen. Devin Booker fue el máximo anotador con 25 puntos y 8 asistencias, DeAndre Ayton aportó 24 puntos y 8 rebotes, y Chris Paul hizo 15 puntos, 9 rebotes y 6 asistencias. Deben ganar bastantes partidos.

(Fotografía de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.