Paul Pierce entierra el hacha con Ray Allen

Ha llegado la hora del perdón, si es que se puede entender así. Fue en 2012, tras perder las finales de conferencia en el séptimo partido contra Miami Heat, cuando decidió que había llegado el momento de dejar Boston para marchar, justamente, al equipo que había acabado con el sueño ‘Celtic’ de un nuevo anillo.

Su elección no sentó nada bien a los verdes. Con Kevin Garnett y a la cabeza, se instauró el pensamiento de que Ray Allen, un peso pesado del equipo, había traicionado la relación especial existente en el vestuario al tratar la situación como un mero negocio.

En aquel momento se podía pensar que se trataba de algo pasajero, pero la realidad es que llegados a 2017 Rajon Rondo afirmaba que no le invitaría a la efeméride del título de 2008, y poco después -ya reunidos los miembros más importantes de aquella plantilla-, Garnett hablaba de su deslealtad y como desde el día que decidió irse dejó de ser uno de ellos.

Pues bien. Paul Pierce ha decidido que hasta aquí han llegado las hostilidades. Reunido con Allen en un acto, el eterno ’34’ de Boston ha compartido en Instagram una foto de ambos en la que asegura que es momento de enterrar el hacha.

¿Todos piensan igual?

Parece que Paul Pierce, una vez finalizada su carrera, entiende que es hora de quedarse con lo bueno y olvidar aquellos momentos que han podido doler; no en vano si tiene ese anillo con Boston es en parte gracias a la aportación de Ray Allen. Ahora la pregunta, aun comprendiendo a The Truth, es si sus antiguos compañeros coinciden con él.