Payton sobre Jason Kidd: “Fue el primer LeBron James”

La carrera de en la NBA nutre algunos de los tomos más sagrados de la competición. El exjugador y ahora técnico —sin puesto actual en la liga— rompió el cascarón como profesional en 1994 y se retiró en 2013 y su palmarés desborda el cauce de lo corriente: un anillo de campeón (con Dallas, 2011), diez All-Stars, cinco presencias en el mejor quinteto de la temporada, una en el segundo, cuatro apariciones en el mejor quinteto defensivo de la NBA y premio a Novato del año (1995). Sus vitrinas oficiales son de los más granado pero es que si se habla de estadísticas Kidd es el segundo jugador histórico en asistencias (12.091) tras John Stockton o tercero en triples-dobles (107) tras Magic Johnson y Oscar Robertson, con Russell Westbrook (104) ya muy cerca.

Uno de los bases y jugadores más completos de siempre así como un dominador de su época; así fue Jason Kidd. Bien, por todo ello, será investido como nuevo miembro del Hall of Fame dentro de unas semanas  —clase de 2018, junto con Grant Hill, Steve Nash, Ray Allen o Maurice Cheeks—.

Con motivo de tan noble distinción, ESPN ha rescatado una vieja rivalidad adolescente, la que el propio Kidd y mantenían cuando eran jugadores de universidad y ambos procedían de la Bay Area de Oakland y San Francisco. Hasta tal punto rebosaba la fiebre competitiva que el joven Jason se desquiciaba cuando tenía que jugar ante The Glove, uno de los competidores más fieros de los 90 y primeros 2000.

“Había lágrimas. Mis padres me preguntaban que qué me pasaba y les decía que debía elegir otro deporte porque no era lo suficientemente bueno en éste. No podía anotar contra él. Y además, antes de los partidos, me decía que no iba a poder anotar frente a él, que era blando y que no era lo suficientemente bueno. Y para un chico que había sido una estrella de instituto y todo eso, era difícil de asimilar, era como una cura de humildad. Entonces era una cuestión de dejar el baloncesto o dar un paso adelante para tratar de encontrar una manera de anotar frente a él”, pudo confesar Kidd en el citado artículo de ESPN.

Ambos de la Bahía

Gary Payton, ya miembro de pleno derecho del Hall of Fame en el que va a entrar Kidd, recuerda sus enfrentamientos lampiños con una gran estima sobre la figura de su antiguo contrincante.

“La gente no lo sabe, pero Jason fue el primer LeBron viniendo del instituto. Era bueno. Realmente bueno. En la zona de la Bahía de lo que se hablaba era de él, de Jason Kidd”, pudo declarar el exbase de los Sonics.

Entiéndase que Payton se refiere a Jason Kidd como predecesor de LeBron James como fenómeno adolescente del cual todo el mundo hablaba como uno de los grandes dominadores del futuro. No es que vea en Kidd el nivel del ’23’, ni mucho menos.

No en vano, LeBron terminó protagonizando la portada de la revista Sports Illustrated sin haber debutado en la NBA. Algo parecido, aunque sin portada, le ocurrió a Kidd, sobre quien en su edad de instituto todo el estado en California hablaba de aquel desgarbado base que hacía de todo sobre la cancha y que llevó a su equipo a varios campeonatos estatales.

Bien lo sabía Payton, también natural de la zona de la Bahía —donde ahora juegan los Warriors, antes de mudarse de nuevo a San Francisco— y con quien Kidd se enfrentó en no pocas ocasiones en etapa de educación superior. Payton, cinco años mayor que Kidd, llegó a la liga cuatro ejercicios antes (1990) y también terminó elevado a los altares más elevados de la religión de los point guard.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Tyrone Wallace, acuerdo con Pelicans; Clippers pueden igualar

Los entrenadores universitarios: Jordan, muy por encima de LeBron

Siguiente