Philadelphia da muestras de mejoría ganando en Indiana

Tras la derrota del pasado domingo en Brooklyn, los Philadelphia volvieron a reencontrarse con la victoria tras vencer a los por 94-100, ganando así su primer encuentro lejos del Wells Fargo Center. Los de Brett Brown, que habían empezado el curso con dudas, jugaron uno de sus mejores partidos en la cancha de un rival directo por la zona noble del Este, especialmente en lo referente a su defensa, donde ofrecieron su mejor cara de la temporada. Tras el choque, ambos conjuntos quedan igualados con un balance de 7-5 ocupando el cuarto y el quinto puesto de la conferencia.

, con 20 puntos y 10 rebotes, fue el mejor de los de Pensilvania, aunque se encontró con un partido en el que le fueron surgiendo cada vez más dificultades. Si bien en los primeros compases le fue muy fácil pisar pintura y castigar desde las inmediaciones del aro, la defensa de Indiana se fue cerrando con el paso de los minutos, generando muchas complicaciones tanto al pívot como a sus compañeros cuando trataban de penetrar. Esto ocasionó tramos de cierto atasco en los Sixers, sobre todo en el segundo cuarto, donde se vio a unos Pacers muy activos a la hora de meter manos y forzar pérdidas.

En este contexto, los de Brown recurrieron a su acierto exterior para solucionar sus problemas ofensivos. , que alcanzó los 16 puntos con un 4/6 en triples, fue clave en el parcial que rompió el encuentro en la segunda parte, así como , que se quedó en 13 tantos, y Landry Shamet, que anotó 12. Además, firmó también un doble-doble con 16 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias.

El Oladipo más solitario

El mejor jugador del encuentro fue, con cierta diferencia, . El escolta, que sumó 36 tantos, 7 asistencias, 2 robos y 3 tapones, jugó su mejor partido de la temporada, pero se vio especialmente solo a la hora de liderar el ataque de su equipo. , que siguió dando muestras de su gran nivel con 16 puntos, 11 rebotes y un gran trabajo defensivo sobre Embiid, fue el mejor escudero del ex de los Thunder, pero pocos hombres más fueron capaces de tener una aportación determinante. De hecho, fue el único al margen de ellos que logró dobles dígitos en algún apartado estadístico, en su caso en anotación, lo que acabó haciendo que la ofensiva de los de Indianápolis se volviera previsible y permitió a Philadelphia encontrar el camino hacia el triunfo.