Philadelphia fuerza el séptimo partido ante los Hawks


Philadelphia sigue con vida. En otro partido apretado que se acabó decidiendo por un diferencia de únicamente cinco puntos (99-104), los 76ers supieron aguantar el empuje inicial de Atlanta para tomar el mando en el tercer cuarto y remar hasta poner el 3-3 en la serie. La resolución llegará el domingo, día de win or go home para ambos.

Hawks y Sixers siguen ‘batallando’. Cada uno con su estilo y armas, continúan brindando una emocionante eliminatoria cuya conclusión no acepta pronóstico alguno. Anoche de nuevo se vivió un partido tenso en el que el aire parecía soplar a favor para los de Nate McMillan. Tras la enorme remontada lograda en el Game 5, los de Georgia abrieron el encuentro con una marcha más que su rival; tanto es así que llegaron a estar hasta 12 puntos arriba en el primer cuarto. Ese comienzo podría haber desestabilizado a los 76ers, pero estos, lejos de sentir la presión de una posible eliminación, redoblaron esfuerzos para dejar sin premio los 34 puntos y 12 asistencias de Trae Young –qué playoffs está haciendo–.

“Pudiste ver la pelea y el coraje de todo el grupo”, comenta Tobias Harris, quien se marchó hasta los 24 puntos, logrando además los cuatro tiros libres que fueron definitivos para asegurar el triunfo. Su actuación, unida a los 24 puntos de Seth Curry (6 de 9 en triples) y al doble-doble de 22 puntos y 13 rebotes de Joel Embiid, sirvieron para que la segunda parte fuese diametralmente opuesta a la primera. Atlanta ganaba de cuatro al descanso. Con solo tres minutos transcurridos del segundo tiempo, Philadelphia ya estaba 10 arriba (51-61). Aunque los de Doc Rivers no lograron mayor renta; es más, se vieron apurados en diversos momentos, ya no perderían el liderazgo en el marcador. No fue una actuación brillante, pero sí una en la que demostraron madurez y fortaleza mental, sobre todo tras ver cómo les remontaron 18 y 26 puntos en los dos anteriores choques.

“Eso nos dolió a todo el equipo. Teníamos claro que realmente iba a haber muchas críticas, pero igualmente sabíamos que debíamos mantenernos concentrados porque la serie no estaba acabada… Como grupo, básicamente, nos enfocamos en eso”, explica Tobias Harris.

¿Falta de templanza?

Atlanta es un equipo que por momentos se muestra impredecible. Puede ser que enlacen cinco triples en cinco posesiones, y de igual modo pueden convertirlas en pérdidas de balón. Para Nate McMillan fue justo eso lo que les pasó factura el inicio del tercer cuarto. El head coach echó de menos que sus chicos ejecutaran el ataque de modo que hicieran sudar a la defensa rival. “Creo que no estábamos lo suficientemente ajustados. Simplemente nos dedicamos a hacer tiros rápidos. No los hicimos trabajar en defensa”, lamenta.

25 minutos para Simmons

Philadelphia encaraba el sexto partido ante los Hawks con la necesidad de ganar para no irse a casa. Con ese panorama, forzar al máximo a sus estrellas parecía el camino indicado para Doc Rivers. Se cumplió, pero quizás no con los nombres esperados. Embiid, Harris y Curry estuvieron en pista 39 minutos; sin embargo, Ben Simmons se quedó en 25 mientras Tyrese Maxey alcanzaba los 30 desde el banquillo. Simmons, quien debería ser sobre el papel el segundo pilar tras Embiid, no pasó de 6 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias. Su evolución despierta muchas dudas. En su primera participación en playoffs se fue a los 16,3 puntos con un 70,7% en tiros libres. Este año está en 13,2 puntos con un 32,8% desde la personal.

El Game 7

El domingo llegará la hora de dilucidar quién canta victoria y quién se va de vacaciones. Aunque no vaya a ser determinante, la realidad es que Atlanta ha sido capaz de ganar dos de los tres partidos disputados hasta ahora en Philadelphia. Es un dato, y como tal lo toma Young. “Para ser honesto, no creo que nada de eso importe. Es un partido. Ellos llegaron a este y se encargaron de forzar el séptimo… Todos los partidos anteriores no significan nada. Ambos equipos están en idéntica situación: win or go home“. No le falta razón al base All-Star. Ambos están al límite y el premio por mantenerse en pie es enorme. En menos de 48 horas llega la batalla definitiva en la Ciudad del Amor Fraterno.

(Fotografía de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.