Philadelphia remonta y coloca el 3-1 en la eliminatoria

Miami no pudo hacer valer el factor cancha en el cuarto partido de la serie y cayó por 102 a 106 ante Philadelphia en el choque jugado durante la jornada del sábado en la NBA. Los se impusieron en un tosco y disputado partido que no se resolvió hasta los segundos finales y merced a este resultado colocan el 3-1 en la serie.

Como viene siendo tradición en esta eliminatoria los controlaron el marcador en la primera parte, pero nuevamente fueron incapaces de mantener el ritmo en la segunda mitad y Philadelphia remontó. Significativo es que todos y cada uno de los ocho cuartos que se han disputado en las segundas partes de los cuatro partidos de la serie hayan sido favorables a los 76ers.

Un partido de playoffs

Es de perogrullo, pero Miami y Philadelphia ofrecieron un choque típico de playoffs. Alternativas en el marcador, numerosas faltas y disputas, técnicas, tanganas e incluso un jugador, Justise Winslow, necesitado de puntos de sutura en la ceja para poder seguir en pista. Y como no, la aparición en determinados momentos de varios secundarios como Ersan Ilyasova que ayudaron a construir la narrativa de la noche.

Así las cosas, ambos equipos cometieron numerosas pérdidas de balón, forzadas o no. Miami se quedó sin 19 posesiones y Philadelphia perdió nada menos que 26. Solo en la primera parte los 76ers perdieron 17 balones, su récord negativo de la temporada.

Embiid y Simmons, capitales

No fue precisamente la mejor noche de . El pívot, visiblemente frustrado por tener que jugar con máscara, erró la mayoría de sus lanzamientos y malgastó más balones que ningún otro jugador en pista. Pero su aportación en momentos clave, especialmente en defensa gracias a sus tapones y presencia, fue desequilibrante. Embiid finalizó con 14 puntos, 12 rebotes, 5 tapones y 8 pérdidas con 2 de 11 en tiros de campo y 10 de 13 en libres.

A su lado destacó , dejando una noche para la historia. El australiano logró 17 puntos, 13 rebotes, 10 asistencias y 4 robos (con 7 pérdidas) para convertirse en el quinto novato de la historia de la NBA que logra un triple-doble en un partido de playoffs y el primero que lo consigue en casi 40 años. Antes de Simmons lo habían hecho Tom Gola (1956), Jerry Lucas (1964), Kareem Abdul-Jabbar (1970) y Magic Johnson (1980). En lo que a edad se refiere Simmons es el tercer rookie más joven que consigue un triple-doble tras Magic Johnson y LeBron James.

Pero no fueron ni Embiid ni Simmons los máximos anotadores de los 76ers. Ese honor recayó en J.J. Redick, autor de 24 puntos. En total siete jugadores de Philadelphia pasaron de los 10 tantos.

Wade y Dragic, los destacados de Miami

Por el bando local los de Erik Spoelstra estuvieron liderados fundamentalmente por dos jugadores. anotó 20 puntos y se fue hasta los 25, con unos espectaculares minutos finales que sirvieron para mantener a Miami en el partido y soñar con el 2-2.

Además de ellos hay que mencionar a , por fin resultando un factor a tener en cuenta después de tres intrascendentes partidos. El center aportó 13 puntos y 13 rebotes con 6 de 9 en tiros de campo.

El quinto encuentro, el martes

Con el 3-1 en contra de Miami la serie se traslada de nuevo a Philadelphia, ciudad en la que podría acabar la eliminatoria si los 76ers hacen valer el peso de jugar en su cancha. El martes lo sabremos.