Philadelphia: tres candidatos para ser el nuevo Colangelo

El proceso de selección en Philadelphia para nuevo general manager de la franquicia sigue abierto en canal, de par en par. De hecho, la organización lleva meses detrás de un nuevo mandatario que inaugure la era post , pero todavía no ha alcanzado a designar un ganador. En la carrera por ser el nuevo ejecutivo que se lleva parte de la gloria de The Process, eso síya hay tres finalistas.

Como ha podido saber ESPN, los Sixers han obtenido permiso para negociar con tres directivos para su puesto vacante en las oficinas de la franquicia. Los tres postulantes finales son Larry Harris, directivo en Golden State, Justin Zanak, asistente al GM en Utah, y Gersson Rosas, vicepresidente ejecutivo de Houston.

Los 76ers tienen previsto entrevistar a los tes candidatos la semana a lo largo de la semana que viene.

Ejecutivos no muy mediáticos

El candidato con procedencia en los Warriors, Harris, fue este pasado curso una de las manos derechas de Bob Myers en la dirección de las operaciones de la entidad californiana. Cuenta con ocho años a sus espaldas en Golden State, algunos de los más exitosos de la franquicia.

Zanak, postulante que ahora milita en Utah, estuvo en Milwaukee de 2012 a 2016, formando parte activa en las decisiones de la franquicia por aquel entonces. En tal momento, los Bucks se rearmaban con Giannis Antetokounmpo, hoy jugador franquicia de la franquicia. Después, llegó a los Jazz, donde actualmente sigue prestando leal servicio.

Por último, Rosas, es un habitual en las candidaturas a ocupar el puesto de general manager en franquicias que buscan nueva cabeza visible en su despacho oval. Ya este verano figuró en la carrera por hacerse con las riendas de los Charlotte Hornets, puesto al que finalmente acabó llegando Mitch Kupchak, ex de los Lakers.

Philadelphia ha estado detrás de candidatos de mayor renombre en las últimas semanas pero al final ha aceptado nombres un poco menos mediáticos.

La cabeza de Colangelo

Recordemos que los Philadelphia 76ers quedaron descabezados después de pasar por la guillotina —la profesional— a Bryan Colangelo, que había ejercido el puesto sustituyendo a Sam Hinkie. Supuestamente, el ya expresidente de operaciones de la franquicia comprometió información relevante sobre la franquicia con su esposa, al tiempo que fue acusado de crear cuentas alternativas de Twitter para ensalzar su labor y, de paso, criticar a algunos miembros de la plantilla de los 76ers. Esa conducta se consideró alta tradición en Pensilvania.

Las investigaciones que la franquicia llevó a cabo culminaron con el esperado despido de Colangelo, que siempre se defendió de las acusaciones vertidas hacia su persona. “Si bien estoy agradecido de que la investigación independiente realizada por los 76ers haya confirmado que no tenía conocimiento o participación en la actividad de Twitter realizada por mi esposa, impugno enérgicamente la afirmación de que mi conducta fue de alguna manera imprudente. En ningún momento compartí deliberada o directamente con ella ninguna información sensible, no pública, relacionada con el equipo”, afirmaba Colangelo tras ser destituido.

Colangelo negaba la supuesta mala conducta aunque Philadelphia le hubiera despedido. Y ahora toca encontrar nuevo jefe de oficinas. En ello están ahora los 76ers, eso sí, con gran parte del proyecto actual —al menos su consolidación— ya dibujado


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Jamal Crawford y 76ers, interés y piropos mutuos

Milwaukee Bucks tiene ganas de traspaso

Siguiente