Phoenix golpea primero en las Finales al ritmo de Chris Paul


36 años no son nada… al menos para Chris Paul. El base de Phoenix fue anoche amo y señor del primer partido de las Finales, en el cual guió a los suyos con 32 puntos y 9 asistencias. Volvió Giannis Antetokounmpo, y no estuvo mal, pero fue insuficiente para frenar ese eterno amanecer que parecen vivir en Arizona al calor de los suns. Al final, 118-105 para que los chicos de Monty Williams asesten el primer golpe.

Había ganas de Finales y el comienzo no decepcionó. Los primeros compases del Game 1 explicaron a la perfección el potencial y armas de cada equipo. Fue un toma y daca constante, uno que nos llevó a ver hasta siete cambios de liderato en 12 minutos. Ambos empezaron concentrados. Devin Booker anotaba por los locales (12 de sus 29 puntos llegaron en este periodo) y los visitantes se agarraban repartiendo el peso en ataque.

Apenas había diferencias en el marcador. Mediado el segundo cuarto la mayor renta había sido de siete puntos. Todo hacía indicar que tras el paso por vestuarios nada cambiaría, pero por allí apareció un tal Chris Paul para llevarnos la contraria. Si en el primer cuarto se quedó sin anotar, en el tercero logró 16 de sus 32 puntos totales para convertir un partido igualado en otro en el que los Bucks les veían de lejos. Triples, asistencias, acciones en dribbling que terminaban bajo canasta… La estrella de los Suns dio un recital mientras Milwaukee sobrevivía a base de talento, ese que mostró Middleton para conseguir que los suyos alcanzasen vivos al periodo final a base de triples.

Aunque los de Monty Williams llegaron a dominar por 20 puntos en los últimos compases del tercer periodo, los Bucks no se rindieron en ningún momento. Con paso lento pero firme, fueron dando mordiscos al marcador hasta ser capaces de situarse a siete puntos a falta de justo siete minutos. Había partido, pero los Suns, lejos de sentir la presión, tiraron de eficacia a través de su backcourt para apagar cualquier conato de fuego. Phoenix llevaba 10 años sin pisar playoffs, pero más bien parece que están en su hábitat natural. Sin errores y con seriedad lograron el primer punto en la pelea por el anillo.

Debuts estelares

El de anoche fue el primer partidos en las Finales para todos menos Jae Crowder. Así, no es de extrañar que se lograsen algunas marcas para la historia como la conseguida por DeAndre Ayton. El pívot, quien está realizando unos impresionantes playoffs, se fue hasta los 20 puntos y 19 rebotes con un 8 de 10 en tiros de campo. Tales números le convierten en el primero que debuta con al menos 20 puntos y 15 rebotes con un 70% en tiros de campo desde desde Kareem Abdul-Jabbar (entonces Lew Alcindor).

Otro que se destapó con un partido de leyenda fue CP3. El point guard anotó o asistió para un total de 54 puntos, lo cual le sitúa en la tercera posición de la historia en un primer partido de las Finales tras Allen Iverson (61 puntos el 6 de junio de 2001) y Michael Jordan (60 puntos el 2 de junio de 1991); dato de EliaSports.

“Solo sabía que estaba listo. Ha preparado toda su vida para este momento y se nota en la cancha”, comenta Mikal Bridges sobre el espectáculo que dio Paul sobre la cancha.

Vuelve Antetokounmpo

La gran duda ha quedado despejada. Giannis Antetokounmpo era duda para el primer partido por una lesión en la rodilla izquierda, pero finalmente estuvo sobre el parqué. Se le vio bien. Más allá de firmar 20 puntos y 17 rebotes en 35 minutos, el griego estuvo rápido de movimientos, machacó el aro en varias ocasiones… e incluso corrió la pista como acostumbra para poner un tapón de locura a Mikal Bridges. ¿Se puede hacer mejor? Quizás, pero para ser su regreso poco más se puede pedir. “Estoy feliz por estar ahí afuera, poder ayudar a mi equipo cómo sea y participar en mis primeras Finales de la NBA”, comenta.

Holiday, el único tropiezo

Si dividimos los equipos por big threes, podemos decir que fue solo Jrue Holiday quien no cumplió con su papel. Tras cerrar la serie contra Atlanta a un nivel impresionante, anoche se quedó en 10 puntos con un 4 de 14 en tiros de campo. Cierto es que capturó 7 rebotes y repartió 9 asistencias, pero para derrotar a estos Suns su equipo necesita que también brille en labores anotadoras. Si mejora en ese aspecto y Mike Budenholzer hace un par de ajustes, es probable que estemos ante unas Finales largas y reñidas. No se despisten. En menos de 48 horas llega el segundo asalto.

(Fotografía de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.