Phoenix no va de farol: paliza a New Orleans


Cuando Phoenix Suns se hizo con los servicios de Chris Paul, algo nos temíamos. 36 años, sí; un contrato de dos temporadas y 85 millones de dólares, también; pero mucho más que eso, un jugador que puede liderarte hacia la victoria, hacia el éxito.

En el curso 2019-20 vimos al veterano base convertir lo que debía ser una reconstrucción en Oklahoma City en un proyecto ganador. Ahora, con el desierto de Arizona como testigo, CP3 está dispuesto a repetir en un contexto que podemos definir como mejor, ya que Phoenix quiere ganar a largo plazo y tiene los mimbres para conseguirlo. Anoche, recibiendo a otro equipo al que se le ha colgado el cartel de posible revelación, New Orleans Pelicans, los Suns sacaron músculo para resolver el partido en lo que dura un pestañeo. Al descanso ganaban de 22. Al acabar el tercer cuarto la renta era de 39 puntos…

Los titulares de Phoenix apenas tuvieron trabajo. Paul hizo 9 puntos y 9 asistencias en 23 minutos, DeAndre Ayton firmó un doble-doble de 13 puntos y 12 rebotes y Devin Booker se quedó en 8 puntos… No les hizo falta más. Los máximos anotadores fueron Jae Crowder con 21 puntos y Cameron Johnson, quien hizo 18 desde el banquillo. Nuevo triunfo y 3-1 en su casillero.

“Este es un juego de equipo, no se trata de algo de uno contra uno. Son cinco los muchachos que están en cancha. Estamos mejorando día a día”, comenta Mikal Bridges, quien da suma importancia a que las victorias lleguen sin tener que depender de un jugador en concreto. En una línea parecida de expresa el entrenador del equipo, Monty Williams. “Si puedes ganar un partido como este y tener a Booker y Chris no más de 25 minutos, eso da confianza a los otros muchachos. Pero seguimos sabiendo quiénes son los dos mejores jugadores. No hay duda de eso”.

Van Gundy, estupefacto

La noche para los Pelicans fue una auténtica pesadilla. Aguantaron el primer cuarto antes de verse totalmente superados en los dos siguientes para encajar un parcial de 69-32. Stan Van Gundy, técnico jefe de New Orleans, tampoco tenía muchas respuestas al respecto. “Los dos cuartos esos… ni siquiera sé qué decirte. No hubo nada. No hubo nada bueno ni se trató de algo en concreto. No pudimos contenerlos en el dribling, no pudimos manejar el tiempo del partido con el balón… Su presión nos superó, su ritmo se impuso. Tenían una energía y un nivel mucho más altos”, admite.

Del apartado individual hay poco que comentar. Zion Williamson fue el máximo anotador con 20 puntos al hacer un 8 de 13 en tiros de campo. Tras él solo alcanzaron los dobles dígitos de anotación Brandon Ingram (13), Steven Adams (11) y Nickeil Alexander-Walker (11 desde el banquillo).

(Fotografía de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.