Plan especial para que Harden y Westbrook lleguen en su mejor versión a playoffs


En Houston entienden que es el momento de priorizar el rendimiento de sus mejores piezas a partir de abril

No anuncian descansos, pero casi. Los Houston Rockets, equipo que parecía inmerso en una crisis que amenazaba con dilapidar el proyecto tras una nueva derrota ante Golden State Warriors, ha sabido recobrar la ilusión dando un nuevo paso al frente: ese que se desprende de la llegada de Russell Westbrook a cambio de Chris Paul. Reuniendo en el equipo a dos MVP que bien se conocen de su etapa en OKC –James Harden y el mencionado Westbrook–, en Texas tienen motivos de sobra para pensar que este puede ser su año. La cuestión es que esa es una sensación que ya han percibido antes y que no han sabido canalizar hasta el punto de colocarse el anillo. En cursos anteriores, con una temporada regular ejemplar, se plantaron en el momento decisivo del curso –los playoffs– con ciertas carencias físicas provocadas por el cansancio de 82 partidos. Ahora, con esta nueva oportunidad entre manos, parecen decididos a cambiar el plan.

Por voz del general manager del equipo, Daryl Morey, los Rockets han expresado que llegados a este punto del proyecto van a dejar en un segundo plano premios individuales, récords de la competición y exhibiciones físicas que puedan acabar en highlights. La temporada que se avecina, la 2019-20, estará marcada desde el primer día por un plan especial de gestión de carga con sus dos estrellas. El objetivo: que ambas brillen a su mejor nivel cuando lleguen los playoffs.

“No queremos ponerle etiqueta o señalarlo como un problema, pero tenemos un excelente personal de entrenamiento y es obvia que nuestro objetivo este año es ganar el título. No estamos buscando ningún objetivo particular en la temporada regular. Todos en nuestro equipo han ganados todos los premios que tenían a su alcance menos el campeonato, así que sí, hablamos de un plan muy elaborado por nuestro personal que se desarrollará para que nuestros chicos alcancen su máximo nivel en abril”, comenta en The Dan Patrick Show.

Harden va a cumplir 30 años mientras que Westbrook llegará a los 31. Sin duda están en la cúspide de sus carreras tanto a nivel de madurez como de baloncesto, pero quizás por eso sea el momento más apropiado para que ambos reduzcan el ritmo durante la regular season para llegar frescos a la postemporada. La cuestión es que no están muy acostumbrados a ello. El curso pasado La Barba disputó 78 partidos de temporada regular con un promedio de 36,8 minutos. Westbrook se quedó en 73 por una lesión jugando de media 36 minutos. Parece que estuvieron mucho tiempo en pista, pero nada comparable con lo hecho en campañas anteriores. Entre 2014 y 2017 Harden solo faltó a dos partidos. Entre 2015 y 2018 Westbrook solo se ausentó en cuatro. Esto es justo lo que parecen querer cambiar en la franquicia de Texas. No desean que sus estrellas hagan exhibiciones que les reste gasolina, sino que vayan guardándola en la mochila para cuando de verdad importe.

(Fotografía de Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.