Popovich: “Con DeRozan no cometeré el error que sí con Aldridge”

Genio y maestro sempiterno. Su sabiduría se retroalimenta cada temporada con nuevas y vanguardistas tendencias. De ogro marcial en unos ásperos San Antonio  —los de Bruce Bowen con barra libre de mamporros—, a cincel de uno de los sistemas más creativos y modernos de la última década. Así es Gregg Popovich, el único miembro de la orden dorada de San Antonio que todavía sigue en el equipo (comienza su 22ª temporada como técnico jefe).

El técnico de los Spurs posee para la nueva temporada un nuevo diamante ya pulido, pero bajo su trato puede alcanzar todavía mayor rutilancia de lo que anteriormente había mostrado. llega a San Antonio con la herida de su salida de Toronto ya sanada y la ilusión de llegar a una potencia histórica de la Conferencia Oeste.

Con su nuevo ‘juguete’, Popovich ha afirmado que no cometerá el mismo error que sí certificó con la llegada de , hace ahora tres temporadas.

“DeMar ya es una All-Star. Ya ha jugado de una determinada manera. Hay algunas cosas que trataremos de añadir a su juego, si él quiere. No voy a hacer con él lo que hice con LaMarcus. Quise convertirle en John Havlicek. Creo que le confundí”, alegó el técnico de San Antonio Spurs y pudo recoger el periodista Michael C. Wright (ESPN).

LaMarcus Aldridge vive los mejores días de su corta relación en Texas (cuarta temporada) tras la marcha de Kawhi Leonard. El ala-pívot será el jugador referencia precisamente junto a DeRozan este curso; pero no olvidemos que hace no tanto Aldridge llegó a querer salir de San Antonio debido a los estrictos esquemas en los que Popovich pretendía que se inmiscuyese. Tras el cisma, técnico y jugador acordaron limar el desencuentro y certificaron que no marearían hasta tal punto el estilo de juego de Aldridge, que a partir de entonces tuvo más libertad en la pizarra de San Antonio.

El pasado curso, sin Leonard prácticamente todo el ejercicio, llegó la mejor versión de LaMarcus Aldridge en los Spurs, casi tocando techo anotador de su carrera (23,1 puntos) a sus 33 años. En cualquier caso, Popovich no volverá locos ni a una estrella ni a otra, puesto que ahora son más de medio equipo en San Antonio. El futuro más cercano depende de ellos.