Portland humilla a Minnesota


Sin Derrick Rose, que tras su exhibición de 50 puntos contra los Jazz del miércoles se tuvo que retirar en el partido siguiente contra los Warriors por problemas de tobillo, y sin Jimmy Butler, quien da la sensación de que juega cuando quiere a la espera de un traspaso que no llega. Así están los Timberwolves, un plantel deprimido que ayer fue zarandeado y humillado por los Blazers (111-81).

Las ganas de unos y de otros

En muchas ocasiones dicen y decimos que las estadísticas no dejan bien claro el trabajo de un jugador, de un plantel. Permitan que para esta vez las usemos a la hora de hablar de lo pésimo que es un equipo como el de Minnesota en cuanto a las ganas de hacer las cosas. Porque los rebotes, pelear por el balón en la pintura, bajo los tableros, es cosa de altura, de colocación, de experiencia, pero también de querer cogerlos, de ganas, de interés. Ayer, Portland capturó 66 rebotes y Minnesota 38. No hay más preguntas. Es curioso que el máximo reboteador de la noche para los de Tom Thibodeau, además de Karl-Anthony Towns, fuera Luol Deng, 5 rebotes para ambos. Y decimos curioso porque Deng no está llamado a desempeñar un papel notorio en esta escuadra.

Sequía ofensiva

Tampoco es que Portland hiciera la velada de su vida. Ese es el problema para Minnesota, que sus rivales no necesitan bordarlo. Les vale con un trabajo aseado, con apretar bien atrás y ser meridianamente sólidos arriba, para sacar adelante las cosas.

Un cuarto es lo que duró la resistencia de los Timberwolves, incapaces más allá de los 12 primeros minutos (30-27) de llegar a los 20 puntos por parcial. Tras esa toma de contacto, Portland siguió un ritmo de 31 puntos en el segundo y en el tercer cuarto, pero Minnesota dimitió, con 18 y 19 tantos, respectivamente. Luego, lo remataron con un último asalto de 17 unidades. Así es imposible.

Los Blazers, que ya habían sentenciado el encuentro al descanso (61-45), más por sensaciones que por el abultado marcador en sí, acertaron un 44,2 en tiros de campo, por un 31,2 de los Wolves, que ni siquiera pudieron sacar ventaja de haber perdido menos balones (11) que los de Oregón (16).

Jusuf Nurkic, 19 puntos y 12 rebotes, Damian Lillard, 18 tantos, C.J. McCollum, 16 puntos y el suplente Meyers Leonard, 15 tantos y 12 rebotes, los puntales del cuadro local. En los tristes Wolves, Towns, 23 tantos, y Andrew Wiggins, 17 puntos, lo único salvable. Portland es tercero del Oeste con un balance de 7-3, mientras que Minnesota, segunda derrota seguida, ocupá la posición número 11, con un balance de 4-6.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.