Previa NBA 2015-16: Houston Rockets


Ante el inminente comienzo de un nuevo curso en la NBA, hacemos un repaso a los 30 equipos de la competición de cara a la temporada 2015-16. Es el turno de los Houston Rockets.

 

El equipo

Entrenador: Kevin McHale.

Plantilla:

  • Bases: Ty Lawson, Patrick Beverley, Denzel Livingston, Will Cummings.
  • Escoltas: James Harden, Jason Terry, Marcus Thornton, K.J. McDaniels.
  • Aleros: Trevor Ariza, Corey Brewer, Sam Dekker.
  • Ala-pívots: Terrence Jones, Donatas Motiejunas, Chris Walker, Montrezl Harrel.
  • Pívots: Dwight Howard, Clint Capela, Joshua Smith.

 

Salario: 87.175.387 $, 8º equipo con mayor carga salarial en la NBA.

Agentes libres 2016

  • Sin restricciones: Dwight Howard (J), Marcus Thornton, Jason Terry, Jeremy Tyler.
  • Restringidos: Terrence Jones, Donatas Motiejunas, Will Cummings, Denzel Livingston, Joshua Smith y Chris Walker.

Leyenda: (E) opción equipo; (J) opción jugador, (F) posibilidad finalización anticipada, (C) oferta cualificada.

 

Análisis: La barba divina de Harden no es suficiente

Después de hacer segundo puesto del Oeste en los pasados Playoffs (1-4 abajo en las Finales de Conferencia ante Golden State Warriors), los Houston Rockets tienen –obligación pura– que aspirar a más. Y eso es ya apuntar a trofeo Larry O’Brien.

El mejor resultado de la franquicia desde 1997 –Olajuwon, Barkley o Drexler estaban en aquel equipo– no es suficiente. Y todo, para bien o para mal, volverá a pasar por las celestiales barbas de James Harden.

El escolta de los Rockets firmó el pasado año su rendimiento culmen en la NBA. 27,4 puntos, 7,0 asistencias, 5,7 rebotes y 1,9 robos, y con una tendencia voraz de domar los partidos mediante, Harden fue segundo en las votaciones para MVP de la temporada –por detrás de Stephen Curry–.

Se podría afirmar con rotundidad que los Rockets predican una dependencia de Harden, de aún 26 años, tal cual ocurre en los Cavaliers con LeBron James. Si no está, difícilmente la función pueda terminar. De los aspirantes al título, Rockets y Cavs son los más dependientes de su palo mayor. Y si Harden vuelve a levantar las alas, los Rockets estarán en las altas esferas de la liga.

Aunque tampoco estará solo Harden en su empeño 2015-16. A las preparadas piezas del año pasado, los Houston Rockets han añadido a Ty Lawson, procedente de los Denver Nuggets. Llena, así, Houston un vacío capital, pero ¿con la pieza adecuada?

Muchas son las voces que apuntan al protagonismo de Harden –en el tiro y botando el balón– como principio de conflicto con el baloncesto de Lawson, un base que maneja, retiene, asiste y anota. Podría resultar inteligente, pensándolo bien, introducir al point guard desde el banquillo.

Nada más llegar, Lawson ya ha asegurado que su primer año en Houston puede ser un superproducción. Para ello, eso sí, deberá demostrar que sus flirteos con destrozar su carrera fuera de las canchas ya no son tal.

El resto de fuerzas de los Rockets suenan muy competentes. Dwight Howard nunca volverá a ser –o eso parece– el de Orlando, pero es realista considerarle entre los tres o cuatro mejores centers de la NBA. El pívot será quien tenga que hacer de Harden a la hora de defender, el espectro peor soportado por los Rockets el pasado curso.

Después, cartas medio-altas —Donatas Motiejunas, Terrence Jones, Patrick Beverley, Trevor Ariza, K.J. McDaniels, Jason Terry o Corey Brewer— hacen de la de los Rockets una rotación de miras privilegiadas. El equipo que volverá a entrenar Kevin McHale, en condiciones normales, gasta mejor equipo de lo que lo hacía la temporada pasada, solo con la pérdida menor de Josh Smith.

La dicha llega desde la localización geográfica, con el Oeste más canalla y caro que se recuerda. La plantilla ‘rocket’ da para pensar en Finales NBA, pero también la de los Warriors, Clippers, Thunder, Spurs o hasta Grizzlies.

Las posibles dudas también pueden llegar por la falta de acople de piezas, con tres jugadores en de lo alto de la pirámide anotadora, como Harden, Lawson o Howard, dentro de un espacio, quizá, reducido. Y en la defensa.

El curso pasado, por ejemplo, los Rockets fueron el segundo equipo que más posesiones tuvieron por 48 minutos disputados –96,5–, solo superados por los Warriors. Gran ataque —103,9 puntos por obra–, pero no tanto en defensa: 17º equipo de la NBA, con más de 100 tantos encajados cada noche.

Así, de que Harden juegue aún más endiosado –“¿Creéis que no puedo hacer más? Solo sentaos y mirad” ha dicho ya el escolta–, de que la moneda Lawson salga cara y de que Howard y el resto de piezas comprendan las llamadas de auxilio de Harden, dependerá el año de Houston.

 

¿Pueden alcanzar los Playoffs?

Mucho se le tendría que torcer ‘el morro’ a James Harden y compañía para no entrar en el bombo de la lucha por el título. De hecho, deberían hacerlo lo más encima posible del Oeste. Segundos (56-26) el año pasado, todo lo que fuera bajar del podio de su conferencia, sería un apagón de expectativas.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.