Previa NBA 2015-16: Oklahoma City Thunder

Ante el inminente comienzo de un nuevo curso en la , hacemos un repaso a los 30 equipos de la competición de cara a la temporada 2015-16. Hoy nos centramos en los Oklahoma City .

Oklahoma City Thunder

Entrenador: .

Plantilla:

Salarios: 97.005.236 $, equipo con mayor carga salarial en la NBA.

 Agentes libres 2016

  • Sin restricciones: Kevin Durant, D.J. Augustin, Steve Novak, Dez Wells, Talib Zanna.
  • Con restricciones: Steven Adams (E), Dion Waiters (C), Anthony Morrow (E), Mitch McGary (E), Andre Roberson (E).

Leyenda: (E) opción equipo; (J) opción jugador, (F) posibilidad finalización anticipada, (C) oferta cualificada.

Análisis: Ganar, ganar o ganar

‘Ganar, ganar o ganar’. Un titular que puede resultar simple y demasiado directo pero que describe la urgencia de una franquicia que ha vivido asfixiada por las lesiones y en parte acomodada, una franquicia que no pisa unas finales de la NBA desde 2012. En aquella ocasión perdieron 4-1 contra Miami Heat y su ‘Big Three’ antes de traspasar a cierto jugador que ahora es franquicia en Houston Rockets en el ‘trade que no debe ser nombrado’. En el Draft y en el desarrollo de jugadores pocas quejas existen pero a la hora de realizar intercambios o firmar agentes libres la cosa cambia.

El equipo ha cumplido seis temporadas en Oklahoma tras abandonar Seattle y en tres de ellas se alcanzó la final del Oeste, pero el título no llega y las prisas hacen aparición ante el fantasma de la agencia libre de 2016 y la decisión de Kevin Durant. Puede ser un ahora o nunca para una generación de jugadores llamada a mucho más. Ellos lo saben, la afición lo sabe, Sam Presti lo sabe. Quizá por eso ha decidido desprenderse al fin de Scott Brooks y probar el efecto rookie de un Billy Donovan que ya ha conquistado a la plantilla, sorprendida al descubrir el amplio abanico de posibilidades que ofrece el baloncesto. Quizá también es la causa por la que los Thunder han pasado a ser el 2º equipo que más gasta, en parte debido al máximo firmado a Enes Kanter cuando Portland llamó a su puerta. All in, pues de esta temporada 2015-16 depende buena parte del futuro de la franquicia.

Vuelve Kevin Durant. ¿Qué decir? Ya ha demostrado que tiene carne de MVP y estrella absoluta en la mejor liga del mundo. Su baja conmocionó a los amantes de este deporte y su vuelta se anuncia a bombo y platillo, no es para menos. En pretemporada ha empezado a entrar en calor dejando destellos de calidad pura, triples, fadeaways, 29 puntos en 29 minutos y en fin, todo ese tipo de cosas que puede hacer Durant en mitad de octubre tras meses en la nevera. Llega con hambre, gritando que él es el mejor y que este es el año, pero dejando en el aire su futuro, una duda que pesa y va a pesar mucho en el ambiente y que va a provocar rumores y más rumores. Washington Wizards, Los Angeles Lakers, Miami Heat… Y Oklahoma, ¿por qué no?

Para el asalto a la postemporada Durant cuenta con un equipo de primerísimo nivel, quizá la escuadra que alberga el mayor potencial ofensivo de la NBA. Russell Westbrook arrasó literalmente con todo lo que se le puso por delante la temporada pasada cuando el ’35’ causó baja. A base de triples-dobles se plantó incluso en el debate por el MVP con un equipo que se perdió los Playoffs por atasco en la enfermería, y terminó el año con una media de 28,1 puntos, 8,6 asistencias, 7,3 rebotes y 2,1 robos, números que solo se habían firmado una vez, en 1989, con la pluma inigualable de Michael Jordan. Y cuidado, porque en los partidos de preparación sigue deslumbrando y ya ha declarado sentirse muy cómodo con los esquemas de Donovan y los espacios que va a generar el equipo este año.

D.J. Augustin y el rookie Cameron Payne deberían poder aportar algunos minutos de calidad e incluso llevar a Westbrook a jugar por momentos de escolta, libre para dar rienda suelta a su potencia. No obstante, el puesto de ‘2’ cuenta con sus propias y especializadas armas. Anthony Morrow ha anotado en su carrera un 43% de los triples que ha lanzado y es garantía de puntos, Dion Waiters es impredecible pero si tiene la noche es un microondas de muchos vatios y Andre Roberson es un defensor de lujo.

En el rating defensivo que elabora ESPN, Roberson se sitúa cerca de especialistas como Michael Kidd-Gilchrist y Khris Middleton y supera al jugador cuyo rol viene a desempeñar, Thabo Sefolosha. Sin embargo, está lejos de aportar lo mismo en ataque: rebotea más que anota (3.8 por 3.4) y no llega al 25% desde la línea de 3. En su tercera temporada y siendo escolta es necesario algo más, aunque como stopper puede ser un complemento ideal en un equipo con tantas y tan buenas opciones ofensivas.

Tras la imponente sombra de Durant se esconden Kyle Singler y Josh Huestis, que tendrán que demostrar que pueden dar descanso a su líder y sumar también en el apartado defensivo, mimbres tienen. Singler no es de los que desperdician una oportunidad clara para lanzar desde fuera y si añadimos a Morrow que puede hacer de alero y a Steve Novak que puede aportar centímetros a la posición, la amenaza desde el perímetro es constante.

Los interiores de los Thunder han dejado atrás los tiempos de Kendrick Perkins para suponer una fuerza más de cara al aro. Enes Kanter es uno de los mejores pívots de la liga atacando, solo tiene 23 años y no le faltarán ganas de acallar las críticas por su nuevo salario. Para ello tendrá que hacer un esfuerzo en defensa, donde se convierte en agujero negro. El año pasado los rivales anotaron 9 puntos más por cada 100 posesiones cuando él estaba en pista, un dato que baja a 5 cuando hablamos de su carrera pero que sigue siendo preocupante, como lo es el 56,4% de acierto que firman los que se acercan a él.

Para cubrirle las espaldas hasta donde esa misión sea posible estará un año más Serge Ibaka, que vuelve a acumular elogios sobre su evolución en verano. 26 años y añadiendo repertorio a su juego, su intimidación será clave y su presencia necesaria para que los Thunder cumplan con su objetivo. Steven Adams será el pívot destinado a frenar las amenazas rivales y uno más del club de los Roberson, Ibaka o Singler, defensas en un conjunto que necesita solidez atrás para desahogarse tranquilamente en el otro lado de la cancha.

Por detrás aparecerá Mitch McGary dispuesto a morder en ambos lados del parqué y, en el puesto de ‘4’, Nick Collison y Steve Novak ofrecen suficientes garantías para poder mimar a Ibaka, ya sea con un juego más directo o abriendo la cancha para generar espacios. Los de Oklahoma fueron en la 2014-15 los mejores en el diferencial de rebotes frente a sus rivales (+4,8), y no se puede esperar de ellos un bajón de rendimiento cuando el paso del calendario en el núcleo joven debe significar evolución.

Hay urgencia, sí. Y necesidad de ganar. La temporada de los Thunder se presenta muy interesante y al mismo tiempo impredecible. Tormenta perfecta o chubascos aislados con el futuro de Kevin Durant en el aire. Hay nuevo entrenador, hay jugadores sanos para el salto inicial, hay fondo de armario. Toca saber administrarlo, crear el balance perfecto entre unidades y esperar de Westbrook y Durant lo que solo se puede esperar de la que probablemente sea la pareja que más nivel aglutina en la NBA.

¿Pueden alcanzar los Playoffs?

La respuesta no puede ser más obvia,. Y sin embargo el año pasado se quedaron fuera, claro que lo hicieron peleando hasta el final con un 45-37 y lastrados por las archiconocidas lesiones. Si no ocurre una nueva catástrofe deberían ganar la división sin problemas, aunque hacerlo ya no asegura ventajas de campo. Tendrán que luchar en la temporada regular por el factor cancha sin olvidar que hay que reservar algo de toda esa energía que son los Thunder para el sprint final. El Oeste está superando los límites de nivel conocidos por el hombre y reina además una cierta igualdad, una mala posición puede pesar en una eliminatoria pero un sobresfuerzo se puede pagar muy caro. Queda en manos de Donovan. Y de Kevin Durant.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Chandler sobre los Mavs: “No puedes confiar en nadie”

Los Bucks cortan a Gutiérrez, Landry y Powell

Siguiente