Problemas en Minnesota: derrota ante Atlanta y posible lesión de Rose


Los Timberwolves sumaron un nuevo tropiezo, esta vez especialmente llamativo, al caer frente a los Atlanta Hawks en Minnesota por 120-123. El partido, que se decidió tras una prórroga, supone un mazazo para las aspiraciones de los de Thibodeau, mientras que permite a los de Lloyd Pierce llegar a los 10 triunfos en lo que va temporada. El cuadro de Georgia acumula un balance de 5-5 en sus últimos 10 encuentros, y logra salir ligeramente la zona más profunda del pozo de la Liga.

Los Hawks, liderados por Kent Bazemore y John Collins, autores de 23 y 21 tantos respectivamente, arrancaron muy metidos en el choque, y no tardaron en establecer las primeras diferencias serias. El primer cuarto se cerró con 27-42 favorable a Atlanta, que siguió abriendo brecha hasta llegar a un 36-58 que hizo saltar definitivamente las alarmas del Target Center. Aquello no podía seguir así.

Los Wolves reaccionaron, y con Karl-Anthony Towns a la cabeza fueron poco a poco dando la vuelta al partido. El pívot acabó con 31 puntos y 19 rebotes, y encontró apoyo en Robert Convington, que convirtió 28 tantos, 15 de ellos desde el triple, y Derrick Rose, que se fue hasta los 25 en un nuevo partido como titular por la baja de Jeff Teague. Los de Mineápolis lograron colocarse por delante en el último cuarto, y, con cuatro puntos de ventaja a falta de 30 segundos, parecían tener el triunfo en su mano.

De mal en peor

Sin embargo, no fue así. Es más, el cierre de partido de los de Thibodeau fue realmente estrepitoso: primero, cedieron dos rebotes ofensivos que permitieron a Atlanta poner el 112-110, y a continuación Saric perdió el balón en el saque de banda tras tiempo muerto para que Bazemore empatase el choque a 112. Rose, que buscó el tiro ganador en el último segundo, no solo fue taponado por Justin Anderson, sino que se torció el tobillo y se marchó cojeando a vestuarios cuando solo se había jugado un minuto del tiempo extra. Ley de Murphy…

Ya en la prórroga, Trae Young comandó a los Hawks con 6 puntos para alcanzar un total de 16, a los que sumó 11 asistencias para firmar su undécimo doble-doble del curso. Andrew Wiggins tuvo la opción de prolongar aún más el partido, pero erró el tiro libre que habría puesto el empate a 121 a falta de 4 segundos para rematar otro partido gris. Así, la derrota voló del Target Center, que despidió a los suyos entre abucheos tras el triste final.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.