¿Qué nuevas normas introduce la NBA en la temporada 18-19?


En su constante intento de mejoría y renovación, la NBA ha introducido varias modificaciones en su normativa para la nueva temporada que da comienzo hoy. Adam Silver, que se ha caracterizado por tratar de pulir aquellos aspectos que considera problemáticos para la Liga, anunció a finales de septiembre los cambios que entrarán en vigor este año, todos ellos aprobados por una mayoría de dos tercios por la Junta de Gobernadores. De dichas variaciones, tres de ellas afectarán directamente al arbitraje, mientras que la última será relativa a la lotería del Draft.

14 segundos tras rebote ofensivo

El cambio más llamativo llega en imitación de una norma que la FIBA ya introdujo en 2014, y es la de reducir de 24 a 14 segundos el tiempo de posesión tras rebote ofensivo. El objetivo de esta modificación es aumentar el número de lanzamientos en cada partido, aunque, dado que los rebotes en ataque tienden a resolverse con un lanzamiento bajo canasta o un tiro abierto tras pase del reboteador, está por ver qué consecuencias acaba teniendo esta regla en las estadísticas de toda una temporada. Sí parece que será importante en finales apretados, pues impedirá al equipo que vaya por delante dejar correr mucho tiempo tras una captura en aro rival.

Adam Silver, siguiendo esta misma línea, defendió la variación afirmando que “hará los partidos más entretenidos y aumentará el ritmo, dando a los equipos más opciones de remontar cuando vayan por debajo”.

Ajustes en las faltas en transición

La segunda modificación supone la simplificación de algunos criterios en la señalización de las clear-path fouls o faltas de camino libre, es decir, aquellas realizadas para frenar a un jugador que pretende anotar en contraataque. Bajo la norma anterior, los colegiados debían estar atentos a si el defensor cruzaba antes la línea de medio campo que el atacante y juzgar si otro defensor tenía o no posibilidades reales de situarse entre el atacante y la canasta, algo muchas veces imposible de apreciar en directo. Ahora, dichas cuestiones han pasado a ser irrelevantes.

Tras las modificaciones, se entiende que se ha cometido este tipo de falta cuando la acción tiene lugar sobre un jugador con posibilidades de anotar en transición, el balón está por delante del hipotético círculo que formaría la defensa, y no hay ningún defensor por delante del atacante. Además, el atacante debe estar en posesión del balón o que se haya lanzado un pase hacia él, aunque en este segundo caso solo se señalará una clear-path foul si el defensor se desentiende del balón. Por tanto, si el jugador comete la falta por llegar tarde a un intento legítimo de cortar el pase, se señalará una falta personal aunque se cumplan todos los otros supuestos.

Según Adam Silver, esta modificación hará que los colegiados no tengan la necesidad de revisar tan frecuentemente este tipo de jugadas para determinar cuál es la señalización correcta. En caso de indicarse una falta de camino libre, el equipo que la recibe lanzará dos tiros libres y tendrá además la posesión del balón.

Más revisiones para “actos hostiles”

La tercera y última variación que afectará directamente a los árbitros tiene también que ver con la revisión por vídeo. En este caso, se ha ampliado el número de ocasiones en la que los colegiados pueden volver a ver situaciones en las que haya tenido lugar un “acto hostil”, entiendo como tal cuando un jugador daña o intenta dañar a otro de forma intencionada o imprudente. Antes, este tipo de acciones solo eran revisables cuando tenían lugar entre dos jugadores, pero ahora también lo serán si dicho acto afecta a un árbitro, un entrenador, o incluso un aficionado.

La lucha contra el ‘tanking’

Desde que fuera elegido como Comisionado de la NBA en 2014, Adam Silver ha tenido al tanking como uno de sus grandes enemigos. El sistema del Draft permite que todos los equipos tengan oportunidades de salir del pozo de la Liga a través de una buena gestión, pero en los últimos años ha acabado generando que varios franquicias decidiesen que perder partidos les era más rentable que buscar ser competitivos. Los 76ers y su famoso The Process ejemplifican la situación, pero el problema va mucho más allá de los de Philadelphia.

En un intento de combatir este fenómeno, en 2017 la Liga aprobó introducir varios cambios en la lotería que determina las 14 primeras elecciones del Draft a partir de 2019. Dichas modificaciones afectarán principalmente a los tres últimos equipos de la clasificación, cuyas opciones de obtener el pick número 1 se reducirán y quedarán establecidas en el 14%. Además, si antes el peor equipo de la temporada no podía caer más abajo del puesto número 4, ahora puede ocupar cualquiera de las cinco primeras posiciones.

En las siguientes tablas, se resumen las principales variaciones:

POSpick 1
(antiguo)
pick 1
(nuevo)
Peor pick posible
(antiguo)
Peor pick posible
(nuevo)
3025%14%
2919,90%14%
2815,60%14%
2711,90%12,50%
268,80%10,50%
256,30%9%10º
244,30%7,50%10º11º
232,80%6%11º12º
221,70%4,50%12º13º
211,10%3%13º14º
200,80%2%14º14º
190,70%1,50%14º14º
180,60%1%14º14º
170,50%0,50%14º14º


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.